Familia de Gabriela exige sanciones para organizadores del “Centralazo”

- 24 de noviembre de 2019 - 00:00
En la cancha del coliseo se encuentran las carpas que iban a ser empleadas en el evento público.
Foto: Carina Acosta / El Telégrafo

Los seres queridos de la joven universitaria velaron su cuerpo. Ella murió durante un concierto en el coliseo de la Universidad Central. La Intendencia advirtió que el evento no contaba con los permisos respectivos.

Un gran dolor y una inmensa incertidumbre sacude a la familia de Gabriela Mishell Orbe Reyes. Apenas pueden entender que el viernes 22 de noviembre de 2019, la joven acudió al coliseo de la Universidad Central por un concierto, pero perdió la vida de forma trágica.

Ese día estaba previsto el tradicional espectáculo conocido como el “Centralazo”, organizado por los dirigentes de la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador (FEUE) a propósito de las fiestas de Quito.

La convocatoria fue masiva. Se estima que 7.000 personas pugnaron por ingresar. Los cercos de seguridad fueron débiles. Tanto así que los asistentes se agolparon sin pagar la entrada. La gente entró aplastando a la joven de 21 años, que estudiaba Contabilidad en la Facultad de Ciencias Administrativas.

El informe de la Cruz Roja y el ECU-911 dio cuenta de 20 heridos: nueve fueron llevados al hospital Carlos Andrade Marín y 11 recibieron asistencia en el mismo lugar de la emergencia.

Este sábado 23 de noviembre, el padre de la joven (no quiso dar su nombre)  acudió a la morgue de la Policía Nacional. Al mediodía retiraron el cuerpo para llevarlo hasta la funeraria El Girón, en el norte de Quito.

Se inician las investigaciones

La FEUE deslindó responsabilidades sobre la tragedia. Emitió un comunicado advirtiendo que el hecho “fue fruto de la improvisación y cálculo comercial” de un puñado de dirigentes que han sacado provecho a nombre de esa federación.

La Intendencia de Policía de Pichincha, en un boletín, alertó de que el evento no tenía los permisos respectivos.

A través de su cuenta de Twitter, la entidad recordó que el artículo 53 del Reglamento para la Intervención de Intendentes Generales de Policía, advierte que no se puede efectuar espectáculos públicos que no cuenten con la debida autorización.

Este sábado 23 de noviembre el coliseo permaneció cerrado. Las carpas del evento aún estaban sobre la cancha.

Alonso Rivadeneira, estudiante de Psicología, pagó $ 5 para entrar al “Centralazo”. El joven dijo que el ingreso “fue un atropello”. “Escuché que gritaban: ‘Mataron a una chica’. Sentí miedo y me salí subiendo una valla”.

La mañana de este sábado 23 de noviembre de 2019, el rector Fernando Sempértegui se reunió con el Honorable Consejo Universitario, para analizar la situación.

En la tarde difundieron un comunicado en el que indicaron que la universidad tiene un seguro de vida y accidentes que se ejecutará por el incidente.

Añadió que el uso del estadio fue pedido de la FEUE. “La petición señalaba también que se coordinó con la Intendencia la realización de un operativo de seguridad”.

El escrito señala que se darán las facilidades para las investigaciones. Los allegados ofrecieron en la funeraria una rueda de prensa en donde exigieron a las autoridades que se aclaren las causas de la tragedia y sanciones a los responsables. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP