Las causas de la muerte de Luis aún no son claras

- 13 de diciembre de 2018 - 00:00
Estudiantes de la Facultad de Medicina y familiares de Luis Viteri marcharon hasta la Fiscalía y Corte de Justicia.
Foto: Álvaro Pérez / EL TELÉGRAFO

El joven, de 24 años, falleció el pasado jueves por un edema pulmonar e hipotermia. Sin embargo, la familia pide que se investigue si no fue víctima de escopolamina.

Luis Fernando Viteri (24 años) soñaba con ser médico y curar a su padre. No pudo conseguirlo; su papá falleció hace dos años con el ácido úrico elevado. El dolor de no haberlo curado siempre lo agobió, pero también esa aflicción fue su motivación para sobresalir en la carrera. Fue presidente del curso y voz principal de la banda de ska-punk “Hasta mientras”. 

Luis Viteri falleció la madrugada del viernes 7 de diciembre. El informe médico preliminar dictaminó un edema pulmonar e hipotermia.  Sin embargo, la familia cree que fue víctima de escopolamina y por ello pide que la muerte se investigue.

Los familiares y estudiantes de la Facultad de Medicina de la Universidad Central marcharon este miércoles hasta la Fiscalía y la Corte Nacional de Justicia. Exigen justicia.

Josue Álvarez, bajista de la banda, lo vio por última vez la tarde del jueves 6 de diciembre. Le comentó que iba a la casa de un amigo para  celebrar las fiestas de Quito.

Álvarez lo dejó en la autopista General Rumiñahui. Ese día hablaron de los proyectos para la agrupación. Tenían un nuevo concierto el 15 de diciembre y quería grabar un “demo”. Se despidieron con un sonoro golpe de manos.

“Aún no creo, pienso que es mentira”, señala Álvarez, quien también estudia Medicina y por ello dibujó una guitarra con dos alas en su mandil blanco. “Estará conmigo en mi corazón y en todo lado”, destaca Álvarez.

Una prima  cuenta que en la tarde del jueves 6 de diciembre, Luis se encontró con su amigo Issac y juntos se fueron a una fiesta. En la noche, Isaac le pidió volver a su casa.

Ambos vivían por Carcelén (norte de Quito). Por ello, según contó Isaac a la familia, los dos tomaron un taxi en la avenida Colón y Amazonas, pero, luego “dice que todo se volvió confuso. Les pidieron bajarse del taxi. Por ello creemos que pudieron recibir escopolamina”, cuenta la prima. Isaac despertó por el sector de la concentración de Deportivo Quito (Carcelén).

Mientras que Luis fue encontrado sin vida en el sector de La Ofelia, a unos 15 minutos del lugar en donde despertó su amigo. No se encontró la maleta, billetera ni el teléfono celular de Luis, por ello, no descartan que se trató de un robo. Piensan que quizá cargaba su guitarra que tampoco al parecer encuentran en la casa.

Las investigaciones avanzan

Este miércoles se realizó la reconstrucción de los hechos. A esta asistieron la mamá de Luis y sus cuatro hermanos. La prima , que encaminó la marcha, se reunió con los fiscales del caso.

Un informe preliminar que obtuvo la Fiscalía establece que la muerte no fue delictiva. Sin embargo se esperan los resultados de la autopsia que, según la prima, se conocerán en dos semanas. También se realizarán nuevas pericias al teléfono celular, mensajes y radiobases.

La Fiscalía recoge toda la información antes de determinar si en el caso hay algún delito. Por ello esperarán los exámenes de laboratorio para descartar o confirmar que Luis falleció por una intoxicación por alguna sustancia externa que recibió.

Universidad pide seguridad

Fernando Sempértegui, rector de la Universidad Central, también participó en la marcha. Él envió un comunicado al Ministerio del Interior, en el que solicita que se convoque a la “participación ciudadana en las estrategias en contra de la inseguridad”. Cree que “Quito se ha vuelto muy inseguro y prolifera la criminalidad”.

La Policía Judicial (PJ) informó que se capturó a una banda de siete personas que operaban bajo la modalidad de “dulces sueños”. De los capturados, seis registran antecedentes.

Su modus operandi era colocar pastillas con un activo de dexketoprofeno trometamol en el licor de las víctimas que luego llevaban hasta sus domicilios, en donde les robaban. Según Enrique Espinosa de los Monteros Borja, director de la PJ, se investigará si esta banda tenía  relación con el caso de Luis.

El pasado domingo, el joven fue enterrado en el Camposanto Monteolivo. Hubo música y el grito de “Justicia para Luis”  acompañó a su familia. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: