10 internos serían víctimas de atentado con la intención de evitar su traslado al nuevo centro penitenciario de cotopaxi

Aumenta el control para evitar ataques en cárceles

10 internos serían víctimas de atentado con la intención de evitar su traslado al nuevo centro penitenciario de cotopaxi
07 de marzo de 2014 00:00

El ministro de Justicia (e), José Serrano, indicó que, según las primeras investigaciones, un complot para desestabilizar el sistema carcelario se habría ideado desde el interior del expenal García Moreno de Quito.

Por este motivo, los controles se reforzaron ya que grupos al interior de cinco centros carcelarios del país estarían planeando un atentado en contra de hasta diez personas privadas de la libertad (PPL).

Las revelaciones las hizo el funcionario durante un recorrido por el interior del Centro de Detención Provisional de Quito, donde comprobó las condiciones infrahumanas en las que están encerradas más de 1.420 personas en un espacio construido para albergar a 500.

El funcionario señaló que descubrieron que internos del centro carcelario de Quito lograron ingresar una pistola automática de marca extranjera, cargada, la cual tenían planeado usar en contra de varios internos.

De la misma manera, supuestamente habían ideado el ingreso de más armas en los centros de Latacunga, Santo Domingo de los Tsáchilas, la Penitenciaría del Litoral y el nuevo centro Regional de Guayaquil, donde tenían pensado atentar contra internos.

“Lastimosamente, hay guías que están involucrados en el ingreso de armas; tenemos el nombre de por lo menos cuatro de esos guías a los que se les habría pagado entre 8 mil y 10 mil dólares”, aseguró Serrano.

Indicó que ya presentaron la denuncia en la Fiscalía para que investigue este hecho. “Hacemos una advertencia a esos criminales, en su mayoría condenados a 25 años de reclusión. Vamos a actuar con todo el rigor de la ley, además los involucrados en el complot serán trasladados a las celdas de máxima seguridad”, sostuvo.

La presidenta del Consejo Nacional de Rehabilitación Social, Ledy Zúñiga, indicó que todos los días se ejecutan requisas en los nuevos Centros de Rehabilitación Social Regionales de Guayas y Cotopaxi, así como en las 36 antiguas cárceles, 15 Centros de Detención Provisional y 11 Centros de Menores Infractores (CAI) del país.

El último fin de semana, en los nuevos reclusorios se reportaron dos casos en que los mismos familiares quisieron ingresar droga y también un celular, según informó Zúñiga.

"Reforzamos la seguridad para evitar el ingreso de objetos ilícitos a los centros. No solo depende de los funcionarios, ni de la inversión del Gobierno, sino también de la colaboración de los familiares", manifestó.

Según explicó, en Quito se ejecutarían atentados debido a que faltan pocos días para que ese penal, que data de 1879 sea clausurado.

"La situación actual de ese centro es preocupante porque aparte de no tener infraestructura ni condiciones adecuadas para la rehabilitación de las personas privadas de la libertad, está mal ubicado, cerca de viviendas y de un colegio".

La fecha de la clausura no fue revelada por seguridad.

Alrededor de 4.000 reclusos que ahí permanecen serán reubicados en los nuevos pabellones del Centro Regional de Cotopaxi que tienen capacitad para 4.800 internos.

A finales de febrero fueron trasladados 351 presos que pertenecían a los pabellones D y E.

El ministro Serrano también visitó este centro.

Las autoridades pretenden cerrar definitivamente todo el complejo carcelario de Quito, que incluye el CDP y las cárceles 1, 2 y 3, máximo hasta fin de mes; los internos serán enviados al nuevo centro de Cotopaxi. Foto: Marco Salgado
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado