48 centros ilegales acogen a adictos

19 de marzo de 2011 - 00:00

Cuarenta y ocho centros terapéuticos -que ofrecen tratamiento a las personas que sufren de adicción a las drogas y alcohol en la provincia del Guayas- operan de forma clandestina y sin cumplir normas de funcionamiento establecidas en la ley.

Así lo confirmó el director provincial de Salud del Guayas, Yuri Patiño, quien aclaró que 21 centros sí cumplen con la ley y para regular a los otros 48 se ha iniciado una serie de operativos.

Es así que la mañana del martes pasado se procedió a la clausura de tres centros que funcionaban en espacios con problemas de insalubridad. “Lo que se identificó fue un total hacinamiento, cocinas y baños   en mal estado, lo que se traduce en una mala atención a los pacientes”, detalló el director Patiño.

Los establecimientos clausurados  son “Aprendiendo a Vivir” y “Maravilla de la Vida”, ubicados en el Guasmo Sur, y ‘Solo por la Gracia de Dios’, representado por  Jairo Espinar, ubicado en la 9, entre 4 de Noviembre y Domingo Savio.

En el primero, los miembros de la Comisión Técnica Interinstitucional Multidisciplinaria, encargada de efectuar los controles, encontraron un grave problema de hacinamiento, especialmente en las habitaciones donde duermen los internos.

Olga Paterson, directora del local terapéutico, manifestó que en el lugar se brinda ayuda a personas de escasos recursos económicos.

Sin embargo, los internos y personas del sector dijeron que se pagaba 100 dólares por alimentación.

En el segundo establecimiento se encontró a un joven de aproximadamente 18 años que estaba enfermo desde hace tiempo.

La comisión gestionó su traslado en una ambulancia hasta el hospital Guayaquil. “Se están revisando las condiciones de higiene, infraestructura, seguridad... qué tipos de medicamentos se administran, cuántas dosis, etc.”, detalló Patiño.

En el último sitio se encontró a un paciente en condiciones precarias, ya que permanecía acostado en una cama con un problema psiquiátrico avanzado.

Las autoridades anticiparon que el cierre de los centros se mantendrá hasta que cumplan con los permisos.

Lo que se busca con la medida, dijo Patiño, es garantizar que el servicio sea óptimo para que el paciente -por considerarse en una situación vulnerable- no sea afectado por estas anomalías que podrían impedir su recuperación e incluso  causarle depresión.

Ese fue, presumiblemente, el caso de un joven  encontrado -en febrero pasado- colgado en  el cuarto de un centro de rehabilitación.

El hecho se registró en el local “Camino a la Libertad”, ubicado en  las calles Leonidas Plaza y Brasil, al sur de Guayaquil.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: