Ahora tendrá que haber un ganador

17 de julio de 2011 - 00:00

La Plata, Argentina.-

Brasil y Paraguay repiten hoy su igualada cita de la primera fase de la Copa América, pero ahora por el pase a las semifinales y con un Neymar entonado, que aspira a ser el ariete que derribe el siempre firme muro de los paraguayos.

El primer partido del Grupo B entre paraguayos y brasileños terminó empatado a 2 y Fred salvó un punto sobre la campana para la “Canarinha”, que aquella vez hizo un partido para el olvido.

Brasil contará con su explosivo sector ofensivo completo y más compenetrado a cada partido que pasa, mientras que Paraguay tendrá una importante baja, la de su delantero Roque Santa Cruz, por lo que tendrá que encomendarse a su histórica garra y a la calidad de Lucas Barrios para apurar sus opciones de optar a la semifinal.

Al encuentro de hoy Brasil llega más rodado, después de que sus figuras finalmente se citasen con el gol ante Ecuador y con las cicatrices sufridas en un inicio errático de campeonato, que el seleccionador Mano Menezes espera convertir en un jarabe contra nuevos imprevistos.

Menezes ha anticipado que espera un partido muy táctico, que se ganará en el centro del campo, una zona donde los paraguayos nunca conceden espacios y en la que ahogaron a los creativos brasileños la semana pasada en Córdoba.
Para vencer en ese tablero de ajedrez, el técnico brasileño piensa en una propuesta más ofensiva, con Neymar más cerca del área e intercambiando posiciones con Pato y Robinho, para intentar quitarse de encima la presión y poder escurrirse entre la zaga echando mano de su velocidad.

El trío ofensivo tendrá el inestimable soporte de Maicon, quien cimentó la victoria sobre Ecuador con sus desbordes por la banda derecha y hoy se presenta como una gran amenaza para la “Albirroja”.

Para el equipo de Gerardo “Tata” Martino, el reto supone volver a sellar un gran partido, volver a mantener el orden y la disciplina y esa fulminante pegada al contraataque, pero ahora durante los noventa minutos.

Paraguay bajó la guardia en los últimos cinco minutos ante Brasil y encajó el gol de Fred, luego Venezuela le remontó dos goles en los instantes finales y a punto estuvo de comprometer su clasificación.

Los errores defensivos en la primera parte contra Venezuela también le quitan el sueño a Martino, que muy probablemente volverá a ordenar un marcaje intenso y cercano sobre Neymar, Pato y sobre el media punta Ganso.

La gran baja en las filas paraguayas es la de su delantero Roque Santa Cruz, que padece una contractura en la cara posterior del muslo derecho. Su probable sustituto en la delantera será Haedo Valdez.

Además, permanece la duda de si Edgar Barreto va a conseguir recuperarse a tiempo del golpe sufrido en el debut de Paraguay en la competición, pero lo más probable es que juegue de inicio Enrique Vera.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: