Nelson Zavala cree que a los jóvenes les hace falta un condón para el corazón y sus sentimientos

06 de febrero de 2013 - 00:00

Aún no se levantaba y ya lo esperaban periodistas afuera de su casa, dedicó toda la mañana para responder a las interrogantes que en muchas ocasiones se repetían. Por la tarde saldría a Manabí a la universidad San Gregorio para exponer temas de educación a los estudiantes, al igual que sus propuestas.

¿Reabriría las universidades cerradas?
Creo que el Estado debe ser un ente facilitador, no perturbador, y dentro de esas facilidades tiene que emitir regulaciones. No estoy de acuerdo con estas medidas drásticas de cerrar autoritariamente; si usted le da a una universidad treinta días o seis meses para que arregle sus papeles, puede hacerlo y seguir funcionando. Yo las abriría inmediatamente para que en tres meses arreglen su situación.

Pero más allá de los papeles hay vacíos en la educación.  ¿Usted cree que esto se puede solucionar en tres meses o treinta días?
Yo pienso que esto es un desarrollo permanente y constante; soy un hombre de 52 años y cuando estudié colegio y universidad, habían los famosos cursos de nivelación, que eran una oportunidad de carácter independiente y personalizado; si yo los tomaba, salía adelante; si no, yo perdía. Mi propuesta es que a los chicos se les haga un test de evaluación en la universidad, para determinar sus falencias, porque no todos los muchachos son responsables. A esa edad somos inquietos, no nos gusta una materia y no nos damos cuenta del daño que nos puede causar hasta cuando pasamos a la universidad.

Hay muchas personas que escogen las carreras cuando nunca les han gustado las materias afines, esto es porque no hay un test que evidencie qué materias se deben reforzar.

Pero debe existir corresponsabilidad, porque no todos los alumnos asumen un compromiso...
Bueno, es que ahí depende de los chicos; por ejemplo, ¿qué hace una universidad privada? Pone tutores. Usted sabe que cuesta dinero estudiar en una universidad privada, pero si nosotros como gobierno ponemos ese mismo esquema, no es que se le dice ‘si no estudias qué pena’, yo no creo eso. Creo que el Gobierno debe tener una actitud de cuidado y protección hacia el joven, ponerle tutor, hacerle un seguimiento, ahora si luego de todo eso el chico no quiso aprovecharlo, ya no depende de nosotros.

¿Entonces, sí habrá un sistema de limitación de tiempo, para determinar quién está apto para la universidad?
No. En el mismo desarrollo del año se hace esa evaluación y si pese a que con el tutor no aprobó el año, ya no depende de nosotros.

¿Pero ahí se eliminaría la gratuidad?
No, la gratuidad no se elimina, la afectación es para quien perdió el año y tiene que volver a empezar.

¿Y qué pasa con otros alumnos que quieren estudiar pero no alcanzaron el cupo?
Yo creo que la opinión de que hay gente que entra a la universidad, no a estudiar sino a molestar, es un poco peligroso pensar así...

Pero es una realidad, esto sucede...
En el momento en que la persona no aprovecha lo que le estamos dando, todas esas oportunidades de sostenerla, de ayudarla, de darle tutor y nivelación, lógicamente ella misma se va a autodescalificar y se saldrá del sistema, y otra persona tendrá la oportunidad. Un año entero tendrá para aprovechar. Si en un año un joven, con toda la ayuda que le estamos dando, no puede en esa carrera, deberá salir. En el test de evaluación deben haber parámetros de vocación para evitar ello.

Yo creo que nuestro sistema educativo es un poco extraño. Entramos a estudiar en una escuela o colegio y si no nos da la cabeza en matemática nos dicen bruto, pero tal vez nos gusta la música y están frustrando a un músico.

¿Usted tiene prevista una reforma educativa, tal vez en el pénsum?
Creo que debe ser necesaria una reforma, en primer lugar por problema de estructura. Manifesté que el Ministerio de Educación y Cultura debe cambiar, en lugar de Ministerio de Educación y Cultura debe ser de Valores, Educación y Cultura. Una educación sin valores genera una mala cultura y eso es lo que tenemos hoy en día.

Los valores han desaparecido, entonces la gente quiere títulos, tenemos gente con títulos hasta falsos. Aún estando como magister o PhD hay gente que es deshonesta, mentirosa, que no es leal; entonces esas cosas que se han olvidado deben volver al área educativa escolar, del siguiente nivel como colegio y universidad.

¿No es mejor cambiar la estructura y no el nombre del ministerio?
Es que usted al cambiar el nombre  le da un gran símbolo a la nación, de que ese ministerio funcionará primero con valores, después con educación y luego como propósito de  crear una cultura basada en estos elementos. Tenemos ahora una educación sin valores.

¿Qué valores se han perdido?
Todos. Para mí el principal es la integridad. Hablamos de una educación integral pero no de integridad, de tal manera que estamos desarrollando jóvenes y ciudadanos respetuosos y de futuro, que honrren a sus padres, que respeten a sus familias, que sean honestos en sus trabajos, porque no es que el trabajo elimina la delincuencia. Dentro de los trabajos están los más grandes delincuentes del mundo, están los explotadores que tratan mal a sus empleados, que se hacen ricos a costa de los pobres, el problema no es ese. El problema es de estructura. No hay una educación en valores, que se transmita como herencia.  

La educación también incluye la parte sexual. ¿Cómo ve usted este aspecto?
Pienso que no se da educación sexual. No se está formando, solamente informando.

¿Cambiaría este sistema?
Pero, por favor, es que tenemos que crear una sociedad buena. Cómo voy a decirle a un chico de 10, 11 o 12 años que use un condón, que tenga sexo que no pasa nada. Yo quiero formar un criterio, autocontrol, buen juicio, dominio propio, para que el chico  entienda que el cuerpo es un templo que tiene que cuidar y respetar, que la mujer no es un objeto sexual; que se debe esperar al matrimonio para amar a una sola mujer.

Por causa, no de este gobierno sino de muchos otros, los jóvenes, como yo, nos convertimos en personas promiscuas. Creíamos que la sexualidad era acostarse con cualquier persona. Hoy, legalizado este tema y enseñando la mentira diciendo que el condón es seguro y que no falla, indicando que la píldora no es abortiva cuando en verdad interrumpe el proceso de embarazo, enseñando una serie de barbaridades, enseñando a las niñas de 11 años que tengan sexo en lugar de  formarlas como niñas, les decimos que se pongan la T de cobre y sigan fornicando, eso es un disparate. Eso es de gente degenerada, no educan a nadie, solo informan y lo llaman orientación sexual.

Le dicen a un niño si te gusta otro niño es normal, hazte homosexual; le dicen a una niña que si le gusta otra niña es normal, hazte lesbiana. ¿Están locos?

¿Incluiría la abstinencia como parte de la educación?
La abstinencia sexual es un plan natural. ¿Cuántas mujeres tuvo Adán? Solo tuvo a Eva.

¿Estaría dentro del programa de Educación?
Yo lo incluiría como un programa. Incluso lo he dirigido por más de doce  años, se llama El Verdadero amor Espera; eso es abstinencia sexual, desarrollar el buen juicio, el dominio propio en el joven, el autocontrol, eso hay que enseñarles a los jóvenes desde niños. ¿Para qué? Para que así como esta generación cree que fornicar es algo normal, a los niños enseñarles que la abstinencia sexual hasta el matrimonio es normal y es maravilloso.

¿Eso reemplazaría el tema de la educación sexual que se aplica actualmente?
Lo otro sería poner la información. La formación tiene que ser en valores de abstinencia para que podamos tener familias sólidas y no adúlteros, ni infieles; para que el hombre respete a la mujer, a la familia, y respete el amor; pero la información no se la podemos quitar. Sí, tendré que informar que esto (abstinencia) es lo real, decir que es lo que evita el sida, evita las más de 40 enfermedades venéreas. Eso no les enseñan, no les dicen la verdad.

Cuando una jovencita tiene relaciones sexuales y luego su pareja la deja, el condón la salvó porque no quedó embarazada; pero, ¿dónde está el condón para el corazón y sus sentimientos? No les interesa ver si le pasa a su hija y si le gusta. En Uganda, cuando llegó la iglesia de Estados Unidos empezaron a hablar con el presidente para que se promoviera la abstinencia sexual y la fidelidad conyugal; con esto se redujo por completo el sida. ¿Si hay esos ejemplos, por qué retenemos lo malo, no lo bueno?

El tema de la homosexualidad, ¿cómo lo va a abordar su gobierno?
Como siempre, con amor y misericordia, porque Dios ama al pecador aunque aborrece el pecado. Yo fui un hombre promiscuo y no fui bueno en el manejo de mi sexualidad; yo cambié, me arrepentí y Dios me perdonó. Soy un hombre fiel y puedo dar testimonio.

¿Hace cuánto tiempo cambió su vida?
Hace ya 18 años y voy para 11 años de casado. Entonces hay un poder para cambiar el desorden en la conducta sexual y la labor de la iglesia es la parte moral de la nación y la labor del Ministerio de Valores, Educación y Cultura debe ser fortalecida en los valores de los que hemos hablado. Cuando nos unimos, sí podemos trabajar y pedimos respeto. No podemos emitir una ley para que un homosexual deje de ser lo que es. La homosexualidad, si bien no es una enfermedad, es un problema de la conducta y ¿por qué debemos aceptar la disforia, que es una alteración? Es igual que si un niño naciera con cáncer. Usted no le dice: vive así, sino que trata de curarlo.

¿Trataría entonces de curar a las personas homosexuales?
Curar en el sentido sano, no de decretarlo una enfermedad. Sí es un problema de conducta y hemos comprobado que con el poder, el amor y la palabra formativa de Dios yo pude cambiar y millones de homosexuales y transexuales también. Yo llevé a Correa ese testimonio, al último almuerzo que tuve con él, pero a él no le interesa. El mismo Papa de la Iglesia Católica lo dijo: los matrimonios gays atentan contra la paz; entonces, si no le creen al pastor, creánle al Papa, ya que (Ecuador) es una sociedad mayoritariamente católica.

¿Esta postura no coartaría la libertad de las personas?
No, esto no puede ser permitido; entonces, bajo libre albedrío, los pandilleros que hagan lo que les dé la gana. Yo no voy a permitir una marcha del Orgullo Gay. Yo estuve en Nueva Orleans y durante los tres días casi que no se puede salir a las calles, porque salen con el pene al aire, tienen sexo en las calles; eso no lo voy a permitir. Les pido a los homosexuales que respeten a la sociedad heterosexual en la cual nacieron, porque todos ellos nacieron de un hombre y una mujer.

¿Entonces el problema no es sobre la homosexualidad sino sobre la manifestación pública?
Es que la ciencia le da la razón a la fe porque no existe el cromosoma homosexual. En primer lugar, si no hay este cromosoma, esta gente está mal; y dos: ¿Cuál es el aparato reproductivo en el hombre? El pene. ¿A usted se le ocurriría salir a almorzar y sacar su pene? A nadie se le ocurriría eso y ¿por qué al homosexual se le ocurre tener sexo por el ano si Dios se lo dio para defecar?

¿Significa que en su gobierno estarían prohibidas las manifestaciones homosexuales?
Es que debe haber respeto y en su intimidad pueden hacer lo que quieran. El derecho de uno termina cuando empieza el de otro. Hasta podría conversar con ellos; para mí es un desafío hermoso transformarlos.

¿No estamos atentando contra el derecho a la libertad en una sociedad tan diversa?
Los derechos a la libertad no tienen por qué ser derechos a la inmoralidad. Quieren derechos en donde están sus obligaciones.

¿Pero hablamos de las creencias de las personas?
No, creo que todo derecho tiene una obligación. Yo quiero crear la comisión internacional de valores humanos porque un derecho sin valor no vale nada, esa es una realidad. Hoy quieren ejercer derechos sin valores, eso jamás lo voy a permitir. Si no quieren votar por mí, que no voten; pero vean a dónde va a terminar la sociedad; nos veremos en el juicio (final) y ahí sabremos quién tiene la razón, si la constitución de Correa o la palabra de Dios, que la dio Zavala.

Nuestra sociedad ha cambiado y ahora hay diversos tipos de familias, de madres solo con hijos o viceversa. ¿No cree que deben ser reconocidos como familias?
Pero claro, yo no he dicho que no; lo que nunca reconoceré es que dos hombres quieran criar a un niño y que los vea besándose. ¿Acaso estoy loco? Yo crecí en un hogar de esa naturaleza, mi padre murió a los trece años, mi madre y mi abuela nos criaron. Esa familia es plenamente reconocida, yo sería un hombre insensato.

¿Qué opina del divorcio?
En nuestra iglesia tenemos un taller en donde quienes están casados entran en talleres gratuitos. Si nosotros creamos dentro de nuestras escuelas y colegios este tipo de talleres gratuitos que hoy se llaman talleres para padres, pero no hay para matrimonios, el Estado puede dar los recursos para que los jóvenes empiecen a valorarlo y creamos una sociedad fiel y leal.

¿Esto se incluiría como política de Estado?
Dentro del programa de educación para todos y un desarrollo a la familia. Tengo planeado dentro del centro de asistencia comunitaria que va a ser mucho mejor que la Unidad de Policía Comunitaria, porque va a tener a la Policía y a orientadores familiares que van a estar para prevenir a las pandillas, la violencia intrafamiliar y para dictar conferencias gratuitas a los matrimonios y así fortalecer la familia y evitar el divorcio.

¿Eso no generará más gastos?
Pero va a generar bastante trabajo, y en lugar de gastar en lo que no conviene, 300 millones de dólares en publicidad mentirosa, porque he recorrido el país y sé que la gente está pobre.

¿Cómo se aplicaría esta iniciativa en los medios de comunicación?
En mi opinión los medios de comunicación deben ser el brazo del presidente de la República, para que puedan transmitir en vivo lo que voy a negociar; pero a través del programa de promoción de valores. Ustedes deben apoyarnos.

¿Pero, cómo involucrarlos?
Se puede, porque se trabaja con la empresa privada para que se llene, por ejemplo, un álbum, pero que sea de valores o que en el cartón de cereal se ponga un valor, para que los niños se vayan apoderando de los valores, porque ahora nos hemos acostumbrado a la violencia.

¿Cómo trataría el caso de Abdalá Bucaram?
Pedir al poder judicial que le otorgue las garantías para que se venga a defender. En mi opinión, la gente es inocente hasta que se demuestre lo contrario. A mí el PRE no me auspicia esta candidatura, la estoy manejando con mucha determinación, yo me debo a mis principios y no al PRE. Yo no lo voy a traer, esa no es mi función.

¿Le daría la amnistía?
Para eso debería declararse culpable y si él dice que no lo es, debería venir y defenderse. Tendría que averiguar bien, no me voy a convertir en cómplice de nadie, eso lo tengo bien claro.

¿Gobernaría con las actuales autoridades de justicia?
No, eso habría que cambiarlo, es una sinvergüencería de Correa que ha puesto a gente cercana a él. Creo que hay que cambiarlo.

¿Haría nuevas convocatorias?
Sí, lo haría; además no pondría a nadie que haya tenido que ver algo con el antiguo PRE, a no ser que haya sido alguien que haya dado la cara.

¿Mantendrá el cambio de la matriz energética?
Vengo de varias provincias en donde aún se siguen dañando todos los equipos eléctricos y para eso se debe adoptar políticas claras.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: