Jaime Nebot suda la “gota gruesa” de mano de Lasso

09 de enero de 2013 - 00:00

Parecía que él era el candidato para estas elecciones. Así se  observó en una caminata proselitista, el pasado lunes en el Guasmo Sur, al alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, quien encabezó un recorrido junto con el aspirante a la presidencia por el movimiento CREO, el ex banquero Guillermo Lasso, y los postulantes a la Asamblea por Madera de Guerrero-PSC.

Visitó varias cooperativas de este populoso sector de la ciudad. La cita estaba prevista para las 16:00, pero el Alcalde llegó veinte minutos después. El punto de concentración fue el exterior de la iglesia Stella Maris.

Allí ya se encontraban decenas de personas con camisetas blancas con el eslogan del movimiento CREO, además de banderas y afiches del candidato presidencial Guillermo Lasso, quien aún no llegaba a la cita prevista.   

Eso no le importó a Nebot. Junto con Henry Cucalón, Susana González y Leopoldo (Polo) Baquerizo comenzó su caminata por las estrechas calles. La primera visita fue a la cooperativa Mariuxi Febres-Cordero. Adelante iba una camioneta azul con un parlante del que salía la música del candidato Lasso, quien todavía no se unía al recorrido.

Un hombre, con megáfono en mano y voz potente, instaba a los moradores a salir de sus casas para saludar al Alcalde. Los candidatos a la Asamblea solo sonreían y alzaban su mano derecha para saludar a los curiosos que se asomaban por las ventanas y puertas de sus casas.

Diez minutos después apareció Lasso, quien luego de saludar y sostener una breve charla con Nebot se unió a la caminata. Para ello se colocó al costado izquierdo del burgomaestre porteño.

Así fueron caminando por las cooperativas Derecho de los Pobres, Julio Potes Jiménez, César Sandino, Reina del Quinche I y II, sorteando angostos callejones que por momentos dificultaban la circulación de los automóviles y camionetas que acompañaban la caravana.

Aunque la tarde estaba nublada, el calor y la humedad eran sofocantes. Por momentos los candidatos se secaban el sudor con sus pañuelos, mientras continuaban el recorrido, siguiendo los pasos del Alcalde por donde quiera que iba.

Para Guillermo Lasso, el recorrido era una muestra de alegría de la gente. “Usted ve el entusiasmo en esta caravana de la alegría, de la esperanza; este 17 de febrero los ecuatorianos tenemos la oportunidad de iniciar el camino de la esperanza por un mejor salario y por vivir con seguridad y libertad”, fueron sus primeros comentarios.

E insistió en que este tipo de campañas las replicará en otros sectores del país, llevando su mensaje de puerta en puerta de lo que él llama un Ecuador diferente.
A pocos metros, Nebot también emitía su pronunciamiento. Señaló que su presencia es solamente para recorrer los sitios donde el Municipio ha trabajado. “Nosotros seguimos nuestro trabajo, visitar y hacer obras y eso es lo que la gente quiere que hagamos”.

Pero admitió que su presencia también sirve para apuntalar las candidaturas que él apoya, aunque evitó nombrar a los candidatos. “Estoy visitando obras con estas caminatas, Guillermo (Lasso) muchas veces se ha puesto con nosotros, usted no me oye pedir el voto por nadie, de manera que yo le doy a la gente una orientación y es la gente la que tiene que tomar la decisión que le sirva para tener bienestar y progreso”, manifestó.

De allí que se pronunció sobre la inversión y la confianza para generar empleo y bienestar. “Queremos que no se pongan más impuestos, porque eso enriquece al Estado, pero empobrece al pueblo”, recalcó el Alcalde.

Por momentos, quienes iban delante del grupo, instaban a las personas que permanecían paradas en los portales de sus casas a acercarse para que estrechasen sus manos  a las del alcalde y el candidato Lasso. Hubo quienes en ese afán hasta tomaban de los brazos a las mujeres. “Venga, salude al candidato a la Presidencia”, “Acérquese al Alcalde que los está visitando”, decían con insistencia.

Como en todo recorrido proselitista, no faltó la entrega de calendarios, stickers y afiches con la imagen de los candidatos que Nebot estaba acompañando. El perifoneo era constante: “Aquí está la alianza 6-21”, “Así recibimos a Jaime Nebot y Guillermo Lasso”, fueron, entre otras, las arengas que más se escucharon.

La actividad proselitista culminó sin discursos ni ofertas luego  de más de una hora de caminata. Solamente el saludo, el apretón de manos, el abrazo y las señales de victoria, con el pulgar arriba, como siempre ocurre en las campañas, predominaron.

Una vez que el Alcalde se marchó, todo volvió a la rutina en el sureño barrio del Guasmo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: