Buenos Aires acoge a la gastronomía ecuatoriana

08 de abril de 2011 00:00

La Embajada del Ecuador en Argentina realizó el pasado 1 de abril el segundo festival gastronómico ecuatoriano, el cual se llevó a cabo en el Club Serrano, situado en el barrio de Palermo.

El anterior festival se efectuó hace tres años en el hotel Sheraton, fecha que coincidió con una visita del presidente Rafael Correa a Buenos Aires. Esta vez el encuentro culinario congregó a personalidades de Argentina y de la comunidad ecuatoriana residente en Buenos Aires. El festival arrancó a las 20:30 (hora argentina) en medio de una torrencial lluvia, lo que no impidió que los asistentes degustaran deliciosos platos preparados por los chefs ecuatorianos: Dimitri Hidalgo Miño, miembro insigne de la Academia Culinaria de Francia; y Juan Carlos Pardo, jefe principal de cocina del restaurante quiteño Rincón la Ronda. Además contaron con la colaboración del argentino, Alejandro Gabriel Guardamaña, chef principal del Club Serrano.

Durante los tres días del festival, la Embajada del Ecuador  tuvo como objetivo principal difundir las costumbres culinarias y culturales de la tierra ecuatoriana. Cada detalle hizo de la noche una verdadera fiesta de integración pluricultural. Los mozos lucieron sombreros de paja toquilla, mientras en un destacado rincón se encontraba el Chef Hidalgo preparando al momento el delicioso helado de paila con sabor a frutilla.

Cabe destacar la presencia de  Wellington Sandoval, embajador del Ecuador en Argentina, mentalizador del evento; su esposa Etelvina Ferreira de Sandoval;  Stalin Raza, cónsul de Ecuador; Nelly Witt, agregada cultural; Gustavo Velásquez, segundo secretario de la Embajada; Enio Cordeiro, embajador de Brasil en Argentina; Francisco del Río, embajador de México; Mario Boyd, embajador de Panamá; Gabriel Enciso López, embajador de Paraguay; Álvaro García Jiménez, embajador de Colombia; Rosa María Mérida de Mora, embajadora de Guatemala; Arévalo Méndez Romero, embajador de Venezuela; José Pomi Barriola, embajador de Uruguay, entre otros.

“Estoy  contento porque este encuentro ha hermanado más al pueblo argentino con el ecuatoriano; hemos demostrado lo que es nuestra cultura. La gastronomía del Ecuador es excelente y con este evento la estamos difundiendo. Nuestro país es una joya escondida que es necesario mostrar al mundo a través del turismo”, expresó el embajador ecuatoriano.

La intervención musical del festival estuvo a cargo del pianista, Paco Godoy quien interpretó el pasillo “Reír llorando”, dedicado al público argentino,  que aplaudió con entusiasmo. También deleitó con el tango “Nostalgias” y “Guayaquil de mis amores”.

Posteriormente, se unió el tenor Gustavo Velásquez,  quien cantó: “Sombras”, “Atahualpa”, “El día que me quieras”.  También actuó la mezzosoprano ecuatoriana, Lídice Robinson. 

El festival mostró una carta amplia de platillos ecuatorianos; entre ellos: ceviche de camarón, locro de papa, empanadas de morocho, seco de chivo con arroz colorado, ensalada de aguacate y chochos, fritada completa (guarnición de llapingachos, mote sucio y curtido de cebolla) y encocado de camarones.

Postres: pristiños con miel, mousse de higos con espuma de queso y helado de paila (frutilla).
“Siento mucho orgullo de participar en este evento. Hemos trabajado arduamente y me encanta ver cómo los argentinos están fascinados con nuestra comida”, comentó el chef Dimitri Hidalgo. Agregó que en cuanto a los productos que se utilizaron fueron traídos de Ecuador: 170 kilos de chochos, tomate de árbol, maíz tostado, achiote, morocho tostado, pepa de zambo, plátanos, ají, entre otros.

Para el chef Juan Carlos Pardo fue la primera vez que visitó Buenos Aires y cataloga a la experiencia como reconfortante. “Estoy satisfecho porque estamos llevando nuestras tradiciones a los hermanos argentinos. Lo que los cautivó más fue el ceviche y el mousse de higos con queso”, subrayó Pardo, quien confesó que no se descuidó ningún detalle. “Queríamos todo a la perfección y como usted pudo apreciar el ceviche se sirvió de la misma manera que en Ecuador: con maíz tostado, canguil y chifles”.

Por otra parte el chef argentino, Alejandro Gabriel Guardamaña, esbozó que fue un verdadero placer trabajar con los chefs ecuatorianos. “Disfruté de cada cosa en la elaboración, me fascina cómo los ecuatorianos usan las especias y quedé encantado con el achiote, que acá en Argentina no se conoce”.

Adelantó como primicia que luego del festival implementará en la carta del Club Serrano dos platos ecuatorianos: seco de chivo y  mousse de higos con queso.

Así culminaron tres días en los que los amantes del buen comer pudieron conocer más sobre  Ecuador, aunque no sólo se comió, pues hubo música  y se sintió la nostalgia de no estar en la tierra de uno. Por suerte, eventos como este hicieron sentir a los ecuatorianos que no se fueron  del lugar que los vio nacer.

Te recomendamos

Las más leídas