Ejército abre el debate de su rol social

20 de noviembre de 2012 00:00

Altos oficiales de las Fuerzas Armadas se reunirán hasta mañana en Quito para tratar temas de seguridad y   modernización del Ejército ecuatoriano. Expositores nacionales y extranjeros participaron ayer en el Seminario de Seguridad y Defensa: Nuevos Cambios y Desafíos en Diseño de Fuerzas, en el cual se pretende establecer el nuevo rol de las Fuerzas Armadas en escenarios alternos que no solo guarden relación con lo bélico.

En el primer día de diálogo, la discusión se centró en la modernización y transformación del Ejército. Fabián Narváez, inspector general de las Fuerzas Armadas, indicó que el cambio debe ser a nivel social, cultural, de liderazgo y  doctrina. “El Ejército necesita adaptarse a los cambios. No vamos a una nueva estructura organizacional, con el  seminario vamos a difundir el modelo que queremos plantear en base a un desarrollo de planificación por capacidades para lograr un nuevo diseño de Fuerzas Armadas”, explicó.

En el foro se planteó que la modernización de la institución también depende de los nuevos escenarios que se deben esbozar para atender las necesidades de la sociedad y del Estado. Ernesto González, general retirado, mencionó que entre ellos se encuentra: el incremento de la pobreza, problemas ambientales, etc. 

El expositor señaló que en la actualidad una institución como el Ejército no solo debe combatir el narcotráfico, el crimen organizado o los grupos ilegales, sino también estar preparado para una acción inmediata en caso de emergencias naturales y sociales.

Eduardo Balbi, experto argentino en temas de Seguridad, señaló que los ejércitos en Latinoamérica deben ser considerados como un servicio de defensa para la sociedad. “Los ejércitos modernos deben analizar su entorno internacional como interno y en función a ello puedan analizar y proyectar en el futuro sus demandas”.

El conversatorio fue propiciado por la Escuela Politécnica del Ejército (ESPE) con el objetivo de socializar, en todos los estamentos de la institución, las nuevas perspectivas para la creación de un ejército moderno.

Carlos Rodríguez, director de la ESPE, planteó que el ejército sea concebido desde el aporte al desarrollo del país y de la sociedad, sin dejar de lado su deber constitucional de garantizar la seguridad del Estado. “Los principales desafíos de la institución, en la actualidad, tienen que ver con una visión antropocéntrica de la seguridad  del ser humano. Es esa  la perspectiva de un ejército moderno que debe garantizar la seguridad y el desarrollo, desde una visión compartida con todos los organismos del Estado”, reiteró el experto.

Las Fuerzas Armadas intentan plantear un nuevo modelo institucional hasta 2021 basado en el liderazgo, el desarrollo de capacidades militares y de acción inmediata, de despliegue y de reacción rápida.

El proceso de transformación, reiteraron los ponentes, deberá ajustarse al mandato constitucional y someterse a los gobiernos de turno, pues su deber es precautelar la seguridad del Estado.

Para hoy está prevista la participación de los expositores extranjeros:  Christian Slater, agregado militar de Chile;  Carlos Sinesio, coronel del Ejército de Brasil; y José Miguel Piuzzi, director de Evalúa Risk, también de Chile.

Contenido externo patrocinado