Casas, viveros y cultivos, afectados

09 de marzo de 2013 00:00

La parroquia Viche y la comunidad San José del Cayapa se sumaron a la lista de zonas, de la provincia de Esmeraldas, perjudicadas por la temporada de lluvias que afecta actualmente a gran parte de la Costa.

En Viche, perteneciente al cantón Quinindé, centenares de familias quedaron prácticamente aisladas por los daños producidos en dos tramos de la carretera que conduce de la parroquia a la comunidad El Albe.

Esta situación, de acuerdo con reportes de los pobladores, dificulta la circulación de los vehículos. En la zona, las lluvias han generado grietas, además de que la ladera próxima ha cedido y dañado la carpeta asfáltica. Mientras tanto, las crecientes del río Cayapas han producido pérdidas materiales en las poblaciones ubicadas en las riberas de dicho cauce.

Una de las zonas más afectadas es la comunidad San José, en donde, según el reporte de las autoridades, se han perdido cultivos y animales. Además, varias viviendas han sido dañadas.

Por esta razón, los integrantes del Gobierno Autónomo Descentralizado (GAD) Parroquial han solicitado ayuda del Estado para socorrer a los habitantes.

Entre tanto, luego de las evaluaciones realizadas por el Comité de Operaciones Emergentes (COE) del cantón Río Verde se determinó que 440.000 plantas que se encontraban en viveros comunitarios del recinto Lagarto y de la parroquia Montalvo fueron arrastradas.

En el primer caso, el desbordamiento del río Piquigual inundó el vivero local, dejándolo bajo 1,50 metros de agua, lo que provocó la pérdida total, dijo Benito Guerrero, técnico de la Unidad de Gestión Ambiental del Municipio de Río Verde.

En Montalvo, el vivero del lugar sucumbió ante los 80 centímetros de agua que anegó la zona; allí se perdieron 40.000 plantas.

El director de la Unidad de Gestión Ambiental de Río Verde, Jorge Solís, estima que las pérdidas económicas ascenderían a 132.000 dólares, que afectaron de manera directa a por lo menos 200 familias campesinas.

Por otro lado, autoridades y funcionarios del Municipio de La Concordia recorrieron el jueves pasado, 3,8 kilómetros del estero Sin Nombre junto con representantes del COE de Santo Domingo de los Tsáchilas. Para hoy está previsto que realicen la  misma actividad con relación a los esteros Cócola, Camal y Cadena.

El objetivo de los recorridos será determinar los tramos que requieren trabajos de encauzamiento, ensanchamiento y desalojo de escombros.

Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado