Ayer iniciaron las atenciones en la unidad móvil del ejército ubicada afuera del hospital

7 detenidos por presunto robo de fármacos en el IESS

Ayer iniciaron las atenciones en la unidad móvil del ejército ubicada afuera del hospital
28 de febrero de 2015 00:00

El arribo de 4 uniformados del GOE (Grupo de Operaciones Especiales) hasta las bodegas del Hospital del IESS Teodoro Maldonado Carbo, en Guayaquil, causó sorpresa a los trabajadores y pacientes. Ellos estaban acompañados de la fiscal del Guayas, Lissette Posligua. “Vinieron porque se estaban robando la medicina. Ahora sí les cayó la ley”, manifestó uno de los afiliados sin decir su nombre.  

No transcurrieron ni 5 minutos para que los gendarmes dejaran el lugar, pero no lo hicieron solos, junto con ellos iban 3 miembros de la bodega, entre ellos el supervisor.

Posteriormente, los uniformados se dirigieron hasta los parqueos del hospital del IESS, subieron a 2 de las camionetas y se marcharon.

A partir de ese momento el ambiente  se tornó tenso en los pasillos de la casa de salud, declarada en emergencia hidrosanitaria en enero. El temor, la preocupación y hasta tristeza se reflejaban en los rostros del personal, que no dejaba de comentar lo ocurrido.

Tres personas fueron apresadas, con cargos de robo de medicamentos, y otras 4 más fueron detenidas en la Caja del Seguro, ubicada en el centro de Guayaquil. Se trató del operativo Eslabón XV y ocurrió 90 días después de que hubo las primeras denuncias en la Fiscalía sobre las irregularidades detectadas en el IESS.  Solo por el presunto robo de medicinas al interior del hospital se estima que el monto de las pérdidas del Estado asciende a $ 500.000.

El titular del IESS, Víctor Hugo Villacrés, aclaró que la denuncia es por apropiación fraudulenta de medicamentos utilizando mecanismos electrónicos y fue en contra de 7 personas. Ellos usaban sus claves de la farmacia y bodega, y recetaban fármacos a pacientes que muchas veces ni constan en el Registro Civil. De esta forma se apropiaban de medicamentos oncológicos retrovirales de alto costo.

Una de las formas de sacar la medicina eran pasadizos que existen alrededor de la estructura del hospital en la parte baja.

Tras conocer la noticia, los empleados dejaron sus puestos para comentar la aprehensión. “Ya los peces gordos ya no están”, manifestó uno de los médicos.

Por los pasillos, una doctora caminaba a prisa para encontrarse con un grupo de compañeros que la calmó, “se la llevaron como si se tratara de una criminal, esposada”, exclamó llorando.

A pesar de lo ocurrido la atención a los afiliados no fue interrumpida.   “Estoy esperando que me atienda el oftalmólogo porque tengo una infección. Hasta aquí no tengo quejas”, dijo Santiago Aguirre.

Ayer al mediodía también inició la atención en una de las 11 unidades móviles del Ejército, que fueron instaladas en los parqueos frente a la consulta externa del Teodoro Maldonado.

En una de las carpas aclimatadas se observó a  3 pacientes en camillas. Una de las enfermeras explicó que luego de pasar por el triaje “del área de emergencia los pacientes son  derivados con una orden a las unidades para situaciones leves, como una infección a las vías urinarias. Eso es importante porque hace un momento me pasaron una paciente con cirrosis y ella debe ser atendida de otra manera”.

Las unidades fueron implementadas para descongestionar el área de emergencia que recibe cerca de 1.000 pacientes diarios.

Mientras la atención continúa, ayer en la tarde se realizó la audiencia de formulación de cargos a los  7 detenidos en el Cuartel Modelo de Guayaquil, para dar con más personas involucradas. Hay otras 9 denuncias, informó la Fiscalía, por un supuesto conflicto de intereses de profesionales que derivaban a los pacientes a clínicas privadas, con las que mantenían relación.

Al menos 4 uniformados del GOE estuvieron en las detenciones de 3 personas en la bodega del IESS. Foto: María Fernanda Arreaga / El Telégrafo.
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado