El colegio Eugenio Espejo será un centro polifuncional

- 08 de enero de 2019 - 00:00
El antiguo colegio Eugenio Espejo está ubicado en la calle Sucre, entre 10 de Agosto y General Barona.
Foto: Captura de YouTube

Las instalaciones del plantel, creado en 1897, fueron abandonadas a mediados de la década de 1990. El Municipio invertirá $ 900.000 para crear espacios de capacitación ciudadana y un lugar para eventos culturales y comerciales.

La zona céntrica de Babahoyo es conocida por su elevado movimiento comercial, el cual se extiende hasta las calles durante los feriados de Navidad y Año Nuevo con la presencia de cientos de vendedores informales.

En los límites de este casco hay una infraestructura ubicada en la calle Sucre, entre 10 de Agosto y General Barona, que contrasta con la zona vecina: luce abandonada, está llena de grafitis, no cuenta con seguridad y casi nadie se atreve a pasar por su lado.

El inmueble, pintado en colores pasteles y tonos rosa, ocupa la mitad de la cuadra donde se ubica. Allí, hasta mediados de la década del 90, funcionó el colegio Eugenio Espejo, el más antiguo de la provincia de Los Ríos.

En una de las esquinas, hay puertas enrollables. Mirtha Miranda, comerciante de la zona, asegura que hace años se intentó darle uso comercial al inmueble. “Pero hubo problemas con los estudiantes. Quieren que funcione de nuevo como colegio”, comentó.

También detalló que las instalaciones fueron usadas para cualquier cosa: refugio de borrachos y drogadictos, urinario público... “Hasta como garaje de volquetas las usaron cuando (la exalcaldesa) Kharla Chávez hizo obras en el parque central”, expresa Miranda.

En lo que respecta a la fachada, no hay una reja metálica en los espacios destinados para las ventanas. Los vecinos del inmueble suponen que fueron robadas.

Del lado de la calle Sucre queda la entrada principal: una puerta gris grande, oxidada y doblada en las esquinas. Hacia el lado izquierdo está colocada una placa por las bodas de oro del plantel, un detalle de los bachilleres de la promoción de 1964 que actualmente está despintada y rayada.

Dentro, no hay un solo espacio con sus instalaciones completas. Además de puertas y ventanas, faltan paredes, pisos, incluso techos en las antiguas aulas de la segunda planta.

La gente con más años en Babahoyo reconoce haber estudiado en el emblemático plantel, el cual fue cambiado de sitio para albergar a más estudiantes. Hasta cuenta con una réplica en la vía hacia Guaranda, desde 2014.

“La primera promoción fue de apenas 15 alumnos”, reseña el licenciado Carlos Alvarado Latorraca, excatedrático del plantel que fue fundado como Babahoyo en 1897 y pasó a llamarse Eugenio Espejo en 1914.


Proyecto de restauración

Si bien las instalaciones fueron abandonadas al punto de convertirse en guarida de delincuentes -razón por la cual la gente evita pasar por el lugar- desde el año pasado se inició un proyecto municipal para restaurarlo como un centro polifuncional.

En declaraciones para EL TELÉGRAFO, el director de Obras Públicas del Cabildo, Juan Manuel Torres, explica que los trabajos ya se iniciaron y se prevé entregarlos para el último trimestre de este año.

La infraestructura original no será demolida y entre los espacios que se crearán están nueve locales comerciales y lugares para capacitación ciudadana. “Se instalará además un domo para que el lugar que antes servía como patio se use como sitio para eventos temporales como ferias estudiantiles, culturales y comerciales”, detalla Torres.

En total se invertirán aproximadamente $ 900.000 en la regeneración urbana del emblemático colegio. Sin embargo, hay exespejinos que se oponen. Luis Caicedo Icaza es uno de ellos. Tanto está convencido de su postura que colocó una pancarta cerca de la entrada principal para resumir su solicitud.

Considera que el proyecto municipal no es totalmente compatible con lo que representa históricamente el antiguo establecimiento educativo. Si bien aprueba que se lo use para capacitar a la ciudadanía, no cree adecuado que se lo utilice con fines comerciales.

El Municipio de Babahoyo también prevé instalar un ascensor, oficinas para juzgados y sala de audiencias. Para realizar la obra se firmó un acuerdo con el Ministerio de Educación. (I)

Dentro del establecimiento se observa que el Cabildo ya trabaja en la reafirmación del terreno donde estaba antiguamente el patio.Dentro del establecimiento se observa que el Cabildo ya trabaja en la reafirmación del terreno donde estaba antiguamente el patio. Foto: David Guerrero / El Telégrafo

Historia
Creación y cambio de nombre
El 10 de mayo de 1897, la Asamblea Nacional del Ecuador presidida por el Dr. Abelardo Moncayo firmó el decreto para la creación del colegio Babahoyo. En mayo de 1914, el Ministerio de Educación lo renombró como Eugenio Espejo.

15 estudiantes fueron parte de la primera promoción del colegio Eugenio Espejo.  

Réplica del plantel
Desde 2012 comenzó a construirse el colegio réplica Eugenio Espejo. La obra fue entregada dos años después.   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: