Jaime Nebot afirma que la licencia ambiental de la obra se mantiene vigente

La construcción del puente de Nebot y Yúnez se 'reactiva'

Los municipios de Guayaquil y Samborondón retoman los trabajos del paso que unirá ambos cantones. Un terreno que se expropiará vale $ 2,6 millones.
07 de mayo de 2016 00:00

Las volquetas entran y salen de un terreno ubicado en el km 3,5 de la vía a Samborondón (Guayas). Un vigilante de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE) está allí de forma permanente. El constante ir y venir de las unidades de transporte pesado causa congestionamiento en la vía.

El agente tiene que pedir a los demás conductores de carros livianos que detengan la marcha. La circulación en la zona está así desde el lunes, pues desde aquel día se intensificaron las labores de construcción del viaducto que conectará a Samborondón con Guayaquil.  

Esta obra -según los alcaldes de ambos cantones- reducirá el congestionamiento en el ingreso al puerto principal y en el Puente de la Unidad Nacional.

El burgomaestre guayaquileño, Jaime Nebot Saadi, informó en las redes sociales que las labores comenzaron “una vez que el Ministerio del Ambiente (MAE) dejó sin efecto la suspensión de la licencia ambiental para la construcción del puente”.

En el estribo de Samborondón -señaló- la contratista inició la ocupación. “Ahí, maquinaria pesada ha hecho el desbroce del área que colinda con el Liceo Panamericano y se avanza hasta los márgenes del río, donde empezará la obra con la hincada de los pilotes y otras intervenciones de infraestructura vial”, indica el portal del Municipio.

El puente, de 780 metros de extensión, va desde el km 3,5 de la vía a Samborondón hasta la avenida Terminal-Pascuales. La construcción incluye un viaducto que comunicará con la calle José María Egas.

La inversión asciende a $ 71,2 millones y el plazo para concluirlo es 18 meses.

El contrato fue adjudicado al Consorcio Enlace 780. El 30% será pagado de contado por el Municipio de Guayaquil y el restante 70% financiado por el de Samborondón. La obra, según las últimas intervenciones de Nebot, afectaría a cuatro residencias (en ambos cantones), las cuales serían expropiadas.

Un equipo periodístico de EL TELÉGRAFO contactó ayer a una de las residentes perjudicadas, en Guayaquil, pero ella comentó que hasta el momento no se ha definido nada sobre el tema. El puente pasará por la cooperativa Juan Pablo II, en el norte de la urbe.

El Cabildo de Samborondón, en  un documento de febrero de este año, precisa que los terrenos que serán ocupados pertenecen a siete propietarios.

En un acta del Concejo Cantonal consta que dichos bienes serán declarados de utilidad pública con fines de expropiación y de ocupación inmediata. El terreno más costoso, de 18.420,72 m², está valorado en $ 2’652.583; y el más barato, de 207,27 m², en $ 39.920. Algunas personas poseen varias propiedades. (I)