En septiembre se controlará velocidad en el área urbana

31 de agosto de 2012 00:00

La Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE) informó que los controles de  los límites de velocidad en la zona urbana de Guayaquil, donde actualmente no se ejecutan los operativos, comenzarán a partir del mes de septiembre.

Luis Lalama, comandante del Cuerpo de Vigilantes de la CTE, en un taller de capacitación a los conductores de buses urbanos, anunció que los primeros días de septiembre vencerá el plazo que tiene la institución para ejecutar en la ciudad el artículo 145 de la Ley de Tránsito, el cual -en su literal E- castiga con prisión a los conductores que excedan los límites permitidos.

No obstante, el funcionario recalcó que primero tienen que señalizar todo el cantón con los nuevos rangos, acción que  hasta el momento no ha sido culminada. “En un principio dije que nosotros (CTE) íbamos a coordinar con el Municipio la señalética, porque el Cabildo es el dueño de las vías. Ciertos límites de velocidad ya los hemos definido esta semana, pero eso debe ir acompañado de señalización”. 

Según el funcionario, una vez que el Municipio de Guayaquil entregue todo el estudio de regulación de límites de velocidades dentro del perímetro urbano, inmediatamente empezarán a poner los rótulos. “Lo tenemos que hacer en el menor tiempo posible”.

Así, en avenidas de alto flujo, como la Francisco de Orellana, aún se observan largos trayectos en los que no hay letreros que indiquen las transiciones de velocidad al circular por allí.

En ciudadelas, como Samanes, se observaron letreros torcidos y en la Alborada hay señales que están ocultas por ramas de los árboles. 

En la primera semana de los operativos en las vías de alta velocidad y en carreteras, en total, han sido detenidas cinco personas en la vía Perimetral, a la Costa y Durán-Yaguachi.

La entidad de Tránsito ve esa baja cifra de detenciones como un buen resultado de la campaña de información de las restricciones para conducir. “La evaluación que tenemos es positiva, porque los conductores están colaborando en la aplicación de lo que dice  el Reglamento de Tránsito con respecto a los límites de velocidad”.

Sobre las denuncias de los primeros conductores castigados, respecto a la falta de letreros de desaceleración, el funcionario negó que eso sea verdad. De acuerdo con la CTE, los sitios donde colocan los radares son exactamente donde están los letreros.

En el caso de las carreteras del Guayas, continuó Lalama, la ubicación de la señalética se hace en conjunto con las concesionarias que están a cargo de las vías. “Así que no se puede decir que no hay señalización”.

Clases para transportistas

Como parte de los nuevos controles establecidos en las normas vigentes, el miércoles de esta semana comenzó una capacitación a los transportistas públicos, con el fin de que estén informados sobre las infracciones. En Guayas, 3.000 choferes recibirán cursos intensivos, de tres días, impartidos por la Unidad de Educación Vial de la CTE. 

En dos sedes distintas (en la 17 y Portete y en el Guasmo Sur) se formarán diariamente 100 conductores con licencias C, D y E, quienes aprenderán varias asignaturas, como respeto a las normas de tránsito y de velocidad, además de normas de cordialidad entre los conductores y los pasajeros. 

Alberto Arias, secretario general de la Federación de Choferes Profesionales del Ecuador (FCPE), manifestó que está de acuerdo con los controles de velocidad y criticó a los colegas que se oponen a las sanciones actuales. “Por allí uno de los conductores cuestionó el control a la velocidad, yo pido disculpas por ese compañero...”.  También en Los Ríos serán formados 900 choferes y en Santa Elena, 700.

Según Arias, es importante la capacitación que están recibiendo, porque ya no habrá justificativos para decir que hubo falta de difusión de la ley. Otra de las aristas de las acciones para disminuir los accidentes en las vías es la aplicación de la denominada “caja común”, entre los vehículos de transporte público.

En diciembre de 2013, de acuerdo con las autoridades de tránsito, todas las cooperativas tienen que aplicar ese sistema de distribución de ganancias. “Estamos en conversaciones con los demás transportistas con el fin de definir mecanismos.  Este tema, que consiste en la repartición equitativa de ganancias, resuelve el problema actual del transporte urbano”, dijo Arias.

Te recomendamos

Las más leídas

Contenido externo patrocinado