Controles se refuerzan en la Bahía

Control del comercio informal, cumplimiento de las normas de bioseguridad y la próxima instalación de puntos de triaje son, entre otras, las acciones que se implementan en el sector de la Bahía, en el centro d Guayaquil.
31 de mayo de 2020 00:00

Estas acciones fueron resueltas por el Comité de Operaciones de Emergencia Cantonal (COE), una vez que se resolvió pasar del semáforo rojo a amarillo.

“En el sector de la Bahía hay 4.300 comerciantes ubicados en quioscos, eso se estableció luego del resultado de un ordenamiento”, explicó Gustavo Zúñiga, presidente de la Corporación para la Seguridad Ciudadana de Guayaquil.

En ese sentido, añadió, se resolvió dividir en 2.300 comerciantes que laboren lunes, miércoles y viernes y el resto el martes, jueves y sábado. El domingo se mantiene la restricción.

“Lastimosamente el área está sobresaturada de comercio, en especial las áreas circundantes a los módulos, debido a que dueños de bodegas colocan a los llamados enganchadores en la vía pública”, advirtió.

En ese sentido anticipó que las bodegas deberán ser reubicadas, porque ni siquiera hay área de carga y descarga, de esa manera, Zúñiga consideró que disminuirá la saturación de personas.

A esto se suma que en los próximos días se implementen puntos de triaje respiratorio, a cargo de la Dirección de Salud e Higiene, a fin de atender casos sospechosos de coronavirus entre los comerciantes y quienes transitan en ese sector.

El triaje respiratorio que aplican los profesionales municipales, se hace sobre la base de las recomendaciones médicas de la Unidad de Prevención de Enfermedades Infecciosas, que dirige Washington Alemán.

Otra acción es el operativo a cargo del Cuerpo de Agentes de Control Metropolitano y las direcciones municipales de Justicia y Vigilancia y de Aseo Cantonal, Mercados y Servicios Especiales, para controlar que el comercio formal cumpla con las normas que establece la ordenanza que evite la propagación del coronavirus en los establecimientos comerciales.

“Realizamos el control del comercio para que cumpla con las normas de bioseguridad y en la Bahía consiste en que se acate la orden de que los locales atiendan de manera alternada; que dentro de cada puesto haya un solo vendedor y un cliente; que marquen al pie de cada local, el lugar donde debe colocarse el comprador para que no hayan aglomeraciones y tengan un distanciamiento de 1,5 metros.

Que vendedores y clientes utilicen la mascarilla y que coloquen bandejas de desinfección”, dijo Jaime Dávalos, director del Cuerpo de Agentes Metropolitanos.

En la Bahía, alrededor del comercio formal que se ejerce en los módulos que pagan tasa, impuestos y servicios básicos, existe una cantidad de vendedores informales y esos  son  los  que producen los amontonamientos, acotó Dávalos.

Zúñiga sostuvo que es responsabilidad, no solo de las autoridades y comerciantes, sino también de los ciudadanos de protegerse con mascarillas y respetar el distanciamiento social.

Para Christian Castro, de la Asociación Oswaldo Villacís Ortiz (sector La Cadena) es de cumplimiento obligatorio de los dueños de negocios los acuerdos a los que se ha llegado con el Municipio.

Además del distanciamiento entre cliente y comerciante en áreas señaladas en el piso, también se está fumigando el sector pasando un día. “Vamos a laborar de lunes a sábado en días alternados, de 10:00 a 18:00”. (I)

La Municipalidad de Guayaquil realiza controles a los comerciantes de la Bahía. El objetivo es evitar hacinamientos. Los locales tienen días específicos para atender. El uso de mascarilla es obligatorio.
Fotos: Cortesía Municipio de Guayaquil
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Te recomendamos

Las más leídas

Contenido externo patrocinado