Turismo a la baja, el temor más visible de habitantes de isla Santay

- 16 de octubre de 2017 - 00:00
Pedro Parrales, habitante de la isla, usa tanto la canoa como su bicicleta para movilizarse.
Foto: Miguel Castro / El Telégrafo

El sendero que conecta Guayaquil con la isla es el más utilizado por la isla, afirman los habitantes. Las ventas registran bajas desde hace 4 días.

Mientras amarra su canoa, Pedro Parrales, habitante de la isla Santay, observa de lejos lo que quedó del puente sobre el río Guayas que, tras un choque provocado por un barco pesquero hace 4 días, que temporalmente inhabilitado para el paso de peatones y ciclista.

Suspira al recordar que dentro de  20 días inicia un feriado largo y que, por primera vez desde 2014, es muy probable que ingresen menos turistas. “La mayoría de los visitantes vienen desde Guayaquil porque llegar hasta acá (la ecoaldea) es más rápido desde ahí que desde Durán”.

Por opciones para movilizarse al puerto principal, casi nadie en Santay se preocupa. La mayor parte de los comuneros usa la canoa como medio de transporte cuando requieren ir de pesca o por provisiones al mercado Caraguay.

Para Francisco Domínguez, de 64 años, “llueve sobre mojado” pues apenas se están reparando los huecos en los senderos y el paso a los ciclistas está restringido. “Ya algunos compañeros habían invertido en mercadería, difícilmente podrán recuperar esa plata”.

El ecoturismo, actualmente, es el motor económico para las casi 350 personas que habitan la isla. Desde el ingreso por el lado de Guayaquil, existen decenas de quioscos que ofrecen alimentos, bebidas y artesanías a los visitantes.

Mientras que dentro de la ecoaldea, también se puede visitar la cocodrileras donde están reptiles en su hábitat. Además, durante el camino por el sendero de aproximadamente 1 km de extensión, es posible observar variadas especies de crustáceos, aves e insectos.

Dolores Domínguez, quien atiende en el único restaurante del lugar, afirmó que durante el feriado del 9 de Octubre registró ventas de hasta $ 1.000. “No creo que eso se repita durante el feriado de noviembre (de 4 días)”, lamenta.

La primera advertencia para sus temores llegó el viernes pasado, tras  la caída del puente: No llegó un solo cliente durante la mañana y los pocos consumidores que hubo fueron miembros de las delegaciones de las distintas entidades públicas que se reunieron para encontrar una solución en favor de los santayenses.

Hace casi un año, un grupo de mujeres fueron capacitadas para mejorar la oferta gastronómica. “Habrá que ver qué mismo ocurre en noviembre antes de arriesgarnos a invertir”.

Aunque la gran mayoría está preocupada por la potencial baja en el turismo, hay quienes como Dalila Domínguez están también preocupados por la movilización desde y hacia Guayaquil.

En la isla, existen 7 jóvenes que estudian en colegios del puerto principal y que regularmente usaban el puente para cumplir su jornada. “Mi hijo es uno de ellos y ahora no sé como hará”.

La Gobernación del Guayas informó que implementará 4 lanchas del ECU 911 que operarán en dos turnos: de 06:00 a 13:00 y de 13:00 a 19:00. Adicionalmente, la Dirección Nacional de los Espacios Acuáticos (Dirnea) comenzará los estudios para nuevos muelles.

La fecha para que el puente esté reparado aún es incierta. Es lo que genera más tristeza entre los santayenses, acostumbrados a un nivel de prosperidad desde hace 3 años. Pedro Parrales, hasta entonces, seguirá usando su canoa para llevar provisiones a su hogar... Con lo que consiga pescar. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Últimas noticias
Medios Públicos EP