Tapas de sumideros desnivelan las avenidas y generan peligro

27 de septiembre de 2012 - 00:00

Aurelio Pita, empleado en un restaurante de Urdesa, hace uso de la avenida Carlos Luis Plaza Dañín para regresar a su hogar en Sauces 5, utilizando una motocicleta. La congestión de las horas pico y los huecos en el pavimento a la altura del Policentro son obstáculos a los que Pita se acostumbró hace varios años.

Frente a Plaza Quil, la pavimentación dejó varias tapas de servicios básicos en un nivel inferior. El desnivel formó hendiduras en las calles que Pita prefiere esquivar cuando transita por el lugar. “Para los carros no resulta un problema porque pueden esquivarlos con mayor facilidad y los huecos no son tan profundos, pero para los motociclistas no es fácil”, comentó Pita.  

El ciudadano describió que en medio del tráfico, el campo de visibilidad para quienes conducen motos se reduce considerablemente y ello les impide ver con anticipación algún bache o imperfección en las calles.

En un recorrido realizado por sectores del sur, centro y norte de la ciudad, este Diario constató que la pavimentación dejó desniveles, de distinta profundidad, en lugares con un alto tránsito vehicular.

En la avenida Domingo Comín, por ejemplo, a la altura de Francisco Segura, se evidencia un contraste entre el carril por donde circula la Metrovía y el espacio que quedó para los automotores particulares. En el primer caso, la calzada de cemento es llana y sin huecos mientras que en el otro se contabilizaron cuatro desniveles donde se sitúan tapas metálicas.

Tomás Delgado, habitante del Barrio Cuba, afirmó que estas imperfecciones han provocado inconvenientes hasta para los mismos peatones en la estrecha vereda del sector. “Los choferes que no distinguen los huecos a tiempo, al  esquivarlos se trepan en la acera con el peligro de que se choquen contra un poste o atropellen a alguna persona”, aseguró Delgado. “Y lo digo porque como chofer casi me voy contra el poste por esa situación”.  

En los casos encontrados en las calles de Guayaquil, la profundidad de los desniveles es variada, pero algunos de ellos no implican riesgos para los vehículos.         

En otro sitio, como en 10 de Agosto y José Mascote, las tapas se encuentran tan hundidas en las calzadas que, según el taxista Leonardo Gonzabay, podrían dañar la suspensión de cualquier automotor. “Ahora imagínese en época de lluvia donde estos huecos quedan ocultos en el agua... son trampas mortales”, dijo Gonzabay.   

Según varios especialistas consultados, los desniveles se presentan por distintas razones y no necesariamente implican que las contratistas responsables, en forma arbitraria, dejaron las tapas por debajo de la pavimentación.

El ingeniero José Wonsang, coordinador Técnico de la Unidad de Vinculación con la Comunidad de la Universidad de Guayaquil, explicó que en ocasiones la humedad incide en estas deficiencias. “En época de lluvias puede darse el caso de que las grietas permiten el hundimiento progresivo de las tapas y de ahí que se formen estos baches”, comentó Wonsang. 

Urbano Caicedo, director de la Escuela de Ingeniería Civil de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo, aseguró que hasta hace cuatro años no se exigía a las contratistas utilizar las técnicas necesarias para evitar los desniveles. En los actuales trabajos de repavimentación, según Caicedo, se toman las precauciones necesarias para evitar inconvenientes con las tapas de alcantarilla.  

Sin embargo, el académico estimó que el Municipio requeriría hacer una significativa inversión para aplicar un programa que nivele este tipo de huecos en las calles. “Estamos hablando de entre el 60% y 70% adicional al valor original del trabajo realizado en determinado sector”, explicó Caicedo.

Actualmente, refirió el docente, se exige a las contratistas utilizar la técnica del fresado, la cual permite rebajar el nivel de la calle a repavimentar, lo cual evita que las tapas queden por debajo de la capa asfáltica.     

Desde inicios de este año, el Cabildo guayaquileño inició un programa de mejoramiento de vías que involucra la pavimentación y repavimentación de calles y avenidas de más de 50 sectores de la ciudad.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP