Santay se queda sin su puente peatonal otra vez

- 14 de agosto de 2018 - 00:00
Foto: El Telégrafo

La estructura, que fue impactada por un buque cisterna, presenta daños en las plumas, bases de hormigón y el sistema mecánico de apertura.

Alrededor de las 08:00 de este lunes 13 de agosto, dos remolcadores retiraron el antiguo buque cisterna petrolero que impactó el puente basculante que conecta la Isla Santay con el cantón Durán (Guayas). El hecho se registró a las 18:17 del último domingo.

La embarcación de 8.800 toneladas provenía del muelle de la empresa Adelca, propietaria de la nave. La compañía fundidora informó, a través de un comunicado, que está investigando lo ocurrido.

Juan Liger, capitán de Puerto de Guayaquil, explicó que hace 15 días tres naves se soltaron de sus amarras quedando a la deriva. Dos de ellas fueron recuperadas, pero la nave de mayor tamaño (la accidentada el domingo 12 de agosto) quedó en un banco de arena.

El uniformado indicó que ante la situación se planificó retirar el buque en el siguiente aguaje, cuando la marea llegara al punto más alto (4,66 metros), es decir este martes 14 de agosto.

El oficial añadió que al encontrarse embancada se le colocaron, como medida de seguridad, una ancla en la proa y otra en la popa. Tras el siniestro, la estructura presenta problemas en su base, plumas y sistema mecánico de apertura.

Gonzalo Menoscal, vocero de la Secretaría de Gestión de Riesgos del Municipio de Durán, comentó que se habían iniciado gestiones para solucionar el problema.  

No obstante, el vocero municipal atribuyó la destrucción del puente al inicio del aguaje que el domingo llegó a 4,4 metros de altura, con lo que el barco se liberó del banco de arena.  

Menoscal aseguró que la Municipalidad de Durán estará atenta a todas las gestiones, pues el hecho afecta al comercio, transportación y, sobre todo, turismo, una de las principales fuentes de ingreso de los habitantes de la isla Santay.

El funcionario agregó que esperan se den garantías para que este tipo de incidentes no vuelvan a ocurrir.

Javier Burgos, habitante de Durán, manifestó que los efectos negativos no solo inciden en los habitantes de Santay, sino en quienes como él se dedican al taxismo y a transportar turistas al sitio.

Este es el tercer incidente de este tipo; los dos anteriores se suscitaron del lado de Guayaquil. En octubre de 2017, un buque pesquero se impactó tras una avería y destruyó alrededor de 100 metros de la estructura. Las reparaciones tomaron ocho meses y el paso fue reabierto en junio. Pero antes de ello, en mayo último, la corbeta Manabí se estrelló, sin dejar afectaciones.  

De forma extraoficial se supo que la constructora del puente basculante Durán Santay, abierto en 2014, no ha entregado la obra de forma definitiva debido a problemas con las camineras. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: