Planteles a la espera del recambio de los pupitres

10 de abril de 2012 - 00:00

El    Ministerio de Educación (ME) invertirá  aproximadamente $6 millones para reemplazar el mobiliario escolar en mal estado de la ciudad, como parte de las acciones emergentes debido a los daños registrados por las lluvias.

Las nuevas bancas serán similares a las utilizadas en el colegio réplica Vicente Rocafuerte; las que, hasta la fecha, “han demostrado ser de buena calidad y resistencia”, según dijo Juan Carlos Rodríguez, subsecretario de Educación.

“El cambio de estos implementos se  realizará en forma progresiva y sostenida”, aseguró Rodríguez, sin precisar cifras de planteles beneficiados debido a que aún se están realizando estudios y levantamiento de los datos respectivos.

En la visita que este medio realizó a varias instituciones, constató que entre los directivos de los planteles existe una mezcla de esperanza y resignación por los recursos, ya que algunos conocen que la prioridad del ME en la distribución  serán las unidades educativas más afectadas por el invierno.

En el establecimiento donde funcionan las escuelas José Salcedo (matutina) y Piedad Castillo (vespertina),  la mayoría de las bancas sobrepasan las cuatro décadas de antigüedad.

Según Alicia Falcones, directora de la escuela Piedad Castillo, la última vez que recibieron pupitres por parte del ME fue hace casi 4 años, cuando fueron entregadas ciertas obras realizadas en convenio con el Municipio local y la Universidad de Guayaquil.

“Con la directora de la mañana hemos dividido las responsabilidades, porque a su plantel le asignan más presupuesto por la cantidad de alumnos”, comentó Falcones.

Sin embargo, la docente está preocupada por el mal estado en el que actualmente están  los pupitres. Sobre ese punto,   la viceministra Mónica Franco  afirmó que la vida útil de estos objetos está estimada en 5 años.

Para aportar con la limpieza de los  planteles, Sandra Páez, directora de la escuela Andrés Pote Duque, estableció para estos últimos días la realización de mingas, junto a los padres de familia,  antes del inicio de clases (cuya fecha tentativa es el 16 de abril).

Por ello, el pasado fin de semana fue aprovechado para hacer limpieza y tener las aulas impecables para el  año lectivo.

Tanto la  Andrés Pote como la Elsa Jurado, instituciones que comparten la misma infraestructura en distintos horarios,  recibieron $ 2.300 de presupuesto para este año.

“Con el director de la tarde nos hemos repartido las tareas: yo me encargaré de las baterías sanitarias y a él le corresponderán las bancas”, comentó Páez.

En la escuela Alianza para el Progreso hay una situación que se repite también en los planteles mencionados anteriormente: los últimos pupitres recibidos de manos del ME  fueron otorgados durante el convenio tripartito. Esta dotación solo benefició a los estudiantes de 1º, 2º y 3º de educación básica.

El resto de niveles, en la Alianza para el Progreso, se defienden con bancas elaboradas hace casi 15 años por un carpintero contratado por el plantel.

“Eran los días en que se podía pedir colaboración económica a los padres de familia”, explicó Cecilia Zambrano, directora del establecimiento. Entonces (a mediados de los 90) cobraron 20 sucres por representante.

La docente recibirá, por concepto de compensación de matrícula de 492 alumnos inscritos, aproximadamente $ 5.000 de presupuesto.

De ese valor ya tiene cotizada la reparación de 62 bancas (de 200 que requieren reparación) en aproximadamente $ 1.000.

En la escuela Guayas y Quil, aunque no tienen problema con el mantenimiento de las bancas, tarea en la que colaboran los padres de familia, sí necesitan que se les asigne un conserje adicional para el cuidado del plantel.
Beatriz Soto, directora del establecimiento, refirió que también hacen responsables a los padres de familia en caso de que sus apoderados lesionen el mobiliario escolar.

Justo Díaz, director de Educación del Guayas, recordó que para el régimen Costa habrá una inversión de $ 21 millones para reparar 700 planteles afectados, antes del 16 de abril.

Las provincias de Guayas, Los Ríos, Santa Elena, Galápagos y Bolívar, más las ciudades de Guayaquil, Durán y Samborondón, han recibido  $ 3 millones para intervenir la infraestructura de los planteles.

Actualmente existe un reglamento que exige a cada plantel la conformación de una comisión que se encargue de elaborar  una agenda de trabajo anual para atender y responsabilizarse de las necesidades de cada unidad educativa: mobiliario, equipamiento y textos.

“Con el apoyo de los supervisores realizan una investigación en escuelas donde se entregó mobiliario hace tres años y que ya está deteriorado”, afirmó Díaz, que no descartó la imposición de sanciones para los responsables.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: