Nuevo Mercado Norte costará $ 1,4 millones

- 31 de mayo de 2019 - 00:01
En un garaje, ubicado en Piedrahíta y Boyacá, trabajan temporalmente los vendedores del Mercado Norte.
Foto: José Morán / EL TELÉGRAFO

En Guayaquil, mientras unos comerciantes exigen un sitio adecuado para trabajar, otros rechazan instalaciones. Los vendedores formales registran bajas de hasta el 60%.

Tres mercados municipales, con tres situaciones distintas pero con un denominador común, no son utilizados por los comerciantes que hace tiempo buscan trabajar en condiciones adecuadas.

En uno de los casos más recientes, 116 vendedores que laboraban en el Mercado Norte, cuyas instalaciones originales están en Tomás Martínez y Baquerizo Moreno, se encuentran desilusionados por el tiempo que ha pasado desde que el Municipio de Guayaquil les ofreció una infraestructura mejorada.

El centro de abastos fue desalojado a mediados de 2017 por el Cabildo que, en los meses siguientes, notificó que las instalaciones del Mercado Norte serán para albergar un proyecto cultural.

En marzo del año pasado, el Cabildo anunció que ya estaba en desarrollo un nuevo centro de abastos para reubicar a los comerciantes en un predio situado en las calles Ximena y Piedrahita, a menos de 200 metros de donde los vendedores se encuentran hacinados ahora.

Aunque se informó que a fines de 2018 se iniciaría con la licitación para la obra, aquello no ocurrió, lamenta Resurrección Chacaguazay, representante de los comerciantes.

Desde que están en el predio temporal, las ventas han bajado en 50% y 60%. En una visita reciente al Cabildo, Chacaguazay conoció que el diseño de las nuevas instalaciones fue modificado.

“El nuevo ofrecimiento es que en el siguiente mes se licitará la obra. La alcaldesa Cynthia Viteri conoce del caso y ofreció una solución inmediata. Esperemos que esta vez se concrete”, dijo el comerciante.

En el caso de los vendedores del Mercado Central, trabajan actualmente en tres garajes situados en la calle Colón, entre 6 de Marzo y Pío Montúfar.

Las nuevas instalaciones del predio, a diferencia del Mercado Norte, ya están en construcción. Según un informe del Cabildo, presenta un avance del 90%.

Aunque los comerciantes reconocen una baja en las ventas de hasta el 40% debido a las estrechas condiciones en las que laboran, la mayoría aspira a un repunte cuando retornen al centro de abastos.

Sin embargo, hay quienes todavía mantienen la incertidumbre. Juan Pujilema, por ejemplo, teme que no esté garantizada la permanencia. “Ya ha ocurrido en otros mercados que dan los puestos a quienes nunca trabajaron en la zona”, indicó.

Mientras, en la ciudadela Coviem, sur de Guayaquil, existe una infraestructura construida hace casi 20 años: el exmercado Huancavilca, que hace una década permanece sin actividad comercial porque “se encuentra en un sector botado”, manifiestan los vecinos.

Cerca del lugar vive Genaro Coronel, quien tenía un puesto de verduras en las instalaciones que ocupan una cuadra. Comenta que inicialmente el lugar tuvo acogida, “pero los comerciantes informales de barrios cercanos poco a poco se llevaron a los compradores hasta que finalmente fue abandonado”.

Carlos Hernández, director de Infraestructura del Cabildo, se refirió a la situación de los tres centros de abastos.

En una consulta telefónica efectuada por EL TELÉGRAFO, el funcionario confirmó que la licitación del nuevo Mercado Norte está proyectada para el siguiente mes, con un presupuesto referencial de $ 1,4 millones.

En cuanto al Mercado Central, la inauguración está prevista para finales de julio próximo.  Mientras que el uso futuro de las instalaciones ubicadas en la ciudadela Coviem, pretendidas por la Asociación de Cangrejeros Golfo de Guayaquil, será determinado por la Dirección Municipal de Mercados. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: