Los misterios de una antigua cárcel

03 de noviembre de 2011 - 00:00

En tiempos actuales sus pasillos inundados de hojas secas y sus misteriosas habitaciones han sido escenario de desfiles de moda, filmes y sesiones fotográficas.

En épocas de antaño, sus paredes hoy envejecidas por el paso de los años y la falta de mantenimiento fueron testigo de eternidades de encierro e incluso la muerte, tal como lo perenniza una placa ubicada cerca de su entrada, donde se recuerda a Amado Viteri, “fusilado en este sitio el 5 de abril de 1888”.

Es la antigua Cárcel Municipal de Guayaquil, un inmueble que se ubica en las calles Julian Coronel y Baquerizo Moreno, en el centro de la ciudad. Una edificación que tiene 125 años y que funcionó hasta la década del 50, que se encuentra rodeada de historia y mitos.

El responsable de su construcción fue el italiano Rocco Queirolo Pinasco, que arrancó con la obra en 1886 y que se desarrolló en dos etapas, ya que fue uno de los edificios afectados por el gran incendio de 1896 que asoló la ciudad, en el que quedó parcialmente destruido.

“El valor arquitectónico de este inmueble radica en que se trata del primer edificio de mampostería, es decir, la primera obra habitada que se construyó con cemento en la ciudad y una de las primeras en el país”, indica Florencio Compte, decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil y estudioso de la historia y edificaciones de la ciudad.

Aunque la Cárcel se levantó durante una época de la modernización, el especialista indica que la construcción no encaja en ningún estilo en la arquitectura guayaquileña. “Se trata de un edificio atípico, porque fue realizado específicamente para la seguridad y ese era su propósito”, indica Compte.

La Cárcel Municipal es una estructura tipo claustro, que contiene un patio central, una galería perimetral y a su alrededor más de 40 celdas y calabozos que albergan historias como las de Alfredo Reyes, de 70 años, un moreno vendedor de periódicos, largo, flaco y desdentado, que estuvo preso aquí varias veces desde sus años juveniles. 

“Cuando yo era un muchachito no había nadie que me controle. Acá en la Cárcel estuve como unas 6 veces; cuando entré la primera vez tenía unos 18 años. Adentro esto era horrible”, relata.

Con visibles cicatrices en sus brazos y torso, este hombre con un tatuaje de Jesucristo en su cuero cabelludo, asegura haberlo visto durante una de sus madrugadas de prisión. “Yo lo conozco a Dios, porque yo lo vi. Estaba en la tapa de una concha grande y redonda, con un querubín chiquitito arriba y otro abajo. Era lindísimo”, dice mientras entrecierra los ojos y lanza un beso al aire.

Douglas Haro, 76 años, vive a pocas cuadras de la Cárcel Municipal y aunque cada vez que pasa por el sitio dice no ver nada extraño, ha escuchado lo que la gente comenta. “Por acá la gente dice que penan”. Un rumor con el que concuerda Iván Ochoa, quien cuida carros por los alrededores  desde hace casi 10 años. “A veces se escucha que desde adentro hacen uuuuuu. Antes había guardia, pero dicen que el cuco no los deja ni dormir, por eso es que la Cárcel está botada”, cuenta. Desconoce los verdaderos motivos por los que el inmueble se encuentra desatendido.

El edificio fue declarado como uno de los bienes patrimoniales de la ciudad mediante Acuerdo No. 2757 del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC). Según el Director de la Regional 5 de esta institución, Esteban Delgado, el inmueble es propiedad del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), pero fue entregado en comodato a la Fundación Guayaquil Siglo XXI.

Ese comodato fue firmado antes de este Gobierno y estamos averiguando cuáles fueron los términos y elementos legales para hacerlo. Solamente han realizado trabajos en la fachada, pero ninguna de intervención por dentro. Eso nos preocupa mucho porque es un bien importante que se está deteriorando”, sostiene el funcionario.

Delgado indica que este, al igual que varios edificios patrimoniales de la ciudad, formarán parte de un proyecto educativo que realizará el Ministerio de Cultura a nivel nacional.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP