El monto de las construcciones en la isla asciende a $ 7 millones

La Trinitaria cuenta desde hoy con 2 zonas verdes

- 20 de enero de 2015 - 00:00
En la Isla Trinitaria hay juegos infantiles, asientos y puntos para observar el brazo de mar de Guayaquil. Foto: William Orellana / El Telégrafo

El monto de las construcciones en la isla asciende a $ 7 millones

Los 90.000 habitantes de la Isla Trinitaria, en Guayaquil, cuentan desde hoy con nuevas áreas verdes. El Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi) entregará dos fases del parque lineal.

La obra, que forma parte del proyecto Guayaquil Ecológico, tiene la finalidad de incrementar la cantidad de espacios verdes en el puerto principal y evitar la contaminación del Estero Salado.

Luigi Triviño, gerente del proyecto Guayaquil Ecológico, explicó que los dos tramos que se inaugurarán, cerca del segundo puente de la vía Perimetral, tienen una extensión de 2.600 metros (fases 2 y 3). “La fase 1, que tiene un ducto cajón como obra complementaria, aún no la entregaremos. Las tres partes suman 4.240 metros lineales”. La inversión asciende a $ 7’042.989.

En el trayecto turístico hay juegos infantiles, asientos, tachos de basura, césped, pasamanos metálicos, luminarias, murales artísticos y se puede observar el brazo de mar.

Para preservar el sitio recreativo se mantuvieron reuniones con los pobladores para que protejan la obra. “También queremos que esté unida la comunidad”.

Para levantar la mencionada estructura se eliminaron 800 viviendas y reubicó a las familias que vivían en las riberas del Salado. “Antes solo había veredas y calles. Ahora hay áreas verdes”, destacó el funcionario.

Con la finalidad de custodiar el espacio se colocaron cámaras de vigilancia conectadas al ECU-911 y policías. Sin embargo, la idea es que el vecindario se encargue del área verde. “Incluso, hemos hecho una consultoría para ver si es posible la integración de los negocios de la zona. Así terminamos con los parques cerrados y con derecho de admisión”.

Según el Miduvi, el comportamiento de las familias, en primera instancia, ha sido bueno. La moradora  Anatolia Guerrero, quien vive junto al parque, lo confirmó. La mujer, de 75 años, contó que los habitantes están pendientes de la conservación del mobiliario instalado. Asimismo, recordó que antes había vecinos que arrojaban la basura en el estero, pero desde que el Gobierno mejoró el aspecto del sector se volvieron ordenados.   

Con ella coincidió María Guzmán, de 50 años, quien aclaró que llaman la atención a los habitantes que intentan contaminar el espejo de agua. “Ahora todo está limpio”.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP