Además del cirujano plástico es necesaria la presencia de un otorrino

La rinoplastia, una cirugía que va más allá de lo estético

- 09 de abril de 2016 - 00:00

Antes de someterse a una operación de este tipo, el paciente debe analizar la trayectoria del médico y conocer los pormenores de la intervención.

La forma que tiene la nariz en el rostro de las personas ha llevado a algunos a probar distintos métodos para mejorar su apariencia. El avance de la ciencia ha permitido al ser humano mejorar la nariz utilizando la cirugía plástica.

En el país es muy habitual leer diferentes ofertas en los diarios y hasta en internet sobre fórmulas y técnicas para mejorar la apariencia de la nariz. El problema radica en qué tan efectiva es la intervención y qué garantías puede tener el paciente.

¿Se puede confiar en todos estos procesos? La respuesta es no, porque que en algunos casos existen complicaciones internas de las fosas nasales que no  se toman en cuenta al momento de operar y pueden producir una serie de complicaciones a futuro.

Las desviaciones, hipertrofias, pólipos, sangrados y obstrucciones  son algunas de las complicaciones con las que el cirujano se puede encontrar y si no se realiza un buen trabajo el paciente puede tener un colapso de válvulas que le van a impedir respirar de una mejor manera.

Para Juan Carlos Vargas Alvarado, cirujano plástico, el corto tiempo que ofertan algunos especialistas para obtener un buen resultado estético no es el suficiente al momento de hacer un trabajo profesional. “La cirugía de  nariz no es solamente dejarla respingada o fina, la operación no es solo en la punta de ella; es todo un conjunto de elementos que la  hacen funcionar internamente. Hay médicos que dicen a los pacientes que les arreglan la nariz en cinco minutos; pero no les dicen que las complicaciones se las dejan de por vida”.

Estética y salud

Hace 2 años Jean Carlos Fuentes se realizó una rinoplastia, cuenta que no tuvo problemas luego de su operación “Me la realicé por estética y me siento muy bien con los resultados, pero antes me hicieron un sinnúmero  de análisis para comprobar que mi nariz estuviera sana, eso me dio confianza porque tenía mis dudas sobre la cirugía”.

Además, comenta que el cuidado luego de la operación es indispensable. “Es importante que se conozca la trayectoria del médico, que se busque el lugar idóneo en donde realizar la cirugía”.

Pero una rinoplastia no solo está relacionada con la parte estética, también existen intervenciones que van más allá de una nariz bonita.

Cuando Paul Mera entró al quirófano los motivos fueron otros, la desviación de su tabique permitió que se le diagnosticara una sinusitis crónica. Para mejorar este problema de congestión nasal (desviación del tabique) había que tratarlo en el quirófano. “Hoy mi problema ha mejorado, pero no totalmente. No me operé para verme bien, sino para sentirme bien, ya que era muy desagradable tener estas complicaciones, sobre todo cuando dormía”.

La nariz es un órgano que también se enferma, por ello es importante que se envíen exámenes previos antes de realizarse una cirugía, ya sea que se vaya a hacer por estética o por otra patología.  

También se requiere una evaluación cardiológica preoperatoria, exámenes  de sangre, un estándar de tórax e  incluso la endoscopia nasal para descubrir qué problemas presenta una nariz. Esos son algunos de los análisis previos a la intervención. La participación de un otorrinolaringólogo en una cirugía estética es de vital importancia porque la base interna de la nariz es la que mantiene su estructura externa.

Este facultativo es especialista en el tratamiento de los problemas funcionales  de la nariz y conjuntamente con el cirujano plástico podrán realizar un trabajo con excelentes resultados.

Para el otorrinolaringólogo Fernando Torres Moreira, las alteraciones internas con las que un cirujano plástico se puede encontrar son varias, por ello es importante que se cuide la parte estética sin dejar de lado la parte más importante, que resulta ser cada uno de los elementos que componen la nariz. “Hay narices que tienen tumores, quistes, problemas alérgicos desviaciones septales, que no pueden ser operadas tan fácilmente porque van a estrechar el espacio de flujo de aire y eso puede generar mayores complicaciones”.

En este tipo de operaciones -comenta Torres- el médico se puede tomar varias horas. Cuando se habla de una intervención quirúrgica satisfactoria los resultados deben mostrar una nariz que se compacte con la apariencia física de la cara y en su interior debe presentar una buena respiración sin dejar de lado las demás funciones inherentes de la nariz.

Antes de someterse a una cirugía se debe tener en cuenta varios aspectos, como  que los  métodos más utilizados para mejorar la apariencia de la nariz es la cirugía quirúrgica y con láser. Asimismo, que la anestesia que se utiliza puede ser general o local, dependiendo de cada paciente.

Uno de los puntos que más le interesa a la persona intervenida es el tiempo que debe permanecer hospitalizada luego de la rinoplastia. Si no existe mayor complicación, un paciente puede irse a su domicilio luego de 4 horas.

En lo que respecta a la cicatrización, depende mucho de los cuidados que el paciente le dé a su nariz, tales como no exponerse a los rayos solares, evitar ingerir alimentos muy calientes durante los primeros días y cumplir el tratamiento según las indicaciones del médico. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: