Ecuador, 01 de Marzo de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

La velocidad de los automotores será controlada mediante gps

La nueva tarifa de $ 0,30 en el transporte público rige pese a incumplimientos

Las unidades de la Metrovía que transitan por la av. Rodríguez Bonín circulan con la compuerta del motor abierta.
Las unidades de la Metrovía que transitan por la av. Rodríguez Bonín circulan con la compuerta del motor abierta.
Foto: Miguel Castro / El Telégrafo
01 de septiembre de 2016 - 00:00 - Redacción Guayaquil

El rostro de Frederick Altamirano Yagual, chofer de la línea 9, denotaba preocupación ayer en lo que parecía el último recorrido de su unidad de transporte.

Desde hoy, ningún vehículo que no cuente con el Registro Único de la Autoridad de Tránsito Municipal (RUAT) podrá circular ni beneficiarse de la nueva tarifa ($ 0,30), en Guayaquil.

Altamirano, quien no cuenta con el documento, comenta que 18 de los 24 automotores que integran la cooperativa no pasaron el censo de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM). “Eso es casi como una sentencia de muerte para una de las líneas más antiguas de la ciudad”, comenta.

Para obtener el certificado, los propietarios de los buses invirtieron hasta $ 5.000 en mejoras dispuestas por la ATM, que se ajustan a normas INEN. El proceso de revisión de las unidades se desarrolló durante el mes de agosto, cerca del parque Samanes.

Sin embargo, hay obligaciones que todavía no se cumplen con los requisitos: el uso de la puerta trasera, la restricción para circular con la compuerta del motor abierta o elevada, el arranque con la puerta cerrada y la práctica de coger y dejar pasajeros ‘al vuelo’.

Sobre la puerta posterior, los choferes condicionaron su uso a la implementación de paradas, reveló César Carranza, presidente de la Federación de Transportistas Urbanos de Guayaquil (Fetug).

Canal Uno de televisión denunció ayer que los choferes recibieron instrucciones de los propietarios de los buses para que no permitan la salida de pasajeros por la parte posterior de las unidades.

Carranza no negó esta situación y explicó que sin paradas establecidas “puede haber desorden porque el usuario aún para los buses donde mejor le parece”.

La implementación de las paradas es un proyecto que desarrolla la ATM, como parte de la reorganización del transporte, y estaría lista en enero de 2017.

Adicional a la medida, se incorporará el control a través de GPS, instalado en los automotores, “para que la ATM verifique el respeto de estaciones y límites de velocidad”. La Fetug informó que 1.500 vehículos ya cuentan con el sistema.

Por otra parte, una falta recurrente de los choferes es circular con la compuerta delantera del motor abierta, lo cual es prohibido según el artículo 3 de la normativa técnica dispuesta por la ATM.

Un equipo de este diario estuvo en la avenida Rodríguez Bonín entre las 08:00 y 08:30 del martes pasado. En ese lapso, 8 de cada 10 buses incurrieron en la falta.

Conductores consultados de las líneas 120-A, 121 y 75-A, que prefirieron no revelar su identidad, comentaron que adoptaban esta práctica para evitar el sobrecalentamiento de la máquina.

Carranza afirmó que desde este mes los miembros de las cooperativas de transporte serán capacitados sobre las disposiciones de la ATM. La instrucción, comentó, no podía iniciar antes del término del censo porque “era necesario establecer quiénes están autorizados a circular”.

Aunque algunos choferes solicitaron una prórroga para invertir en mejores unidades y seguir circulando hasta obtener el RUAT, la ATM descartó esta posibilidad. También hubo conductores que aseguraron que los propietarios de buses que no aprobaron la revisión tendrían una nueva oportunidad.

La ATM, a través de la Dirección de Transporte, confirmó que los automotores podrán ser llevados los jueves hasta la Delegación 6 de la entidad, ubicada en el km 10,5 de la vía a Daule, para completar el proceso. Sin embargo, no podrán circular sin el RUAT. (I)

Contenido externo patrocinado