El Municipio calcula que hay 9 metros cuadrados de áreas verdes por habitante en la urbe

Jaime Nebot asegura que ha hecho 'mucho' por remediar el estero

- 30 de marzo de 2016 - 00:00
La contaminación del brazo de mar se evidencia todavía en el suburbio de Guayaquil.
Foto: William Orellana / El Telégrafo

El alcalde de Guayaquil ratificó que 40.000 residentes no están conectados a la red de alcantarillado sanitario y que financiará los enlaces intradomiciliarios.

El alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot Saadi, afirmó que el Municipio es el que descontamina el Estero Salado. “Quien lo limpia somos definitivamente nosotros. Cada vez en mayor cantidad y calidad”. Esta aseveración la hizo ayer en el lanzamiento del Programa Premios Latinoamérica Verde, que se desarrollará en la urbe entre el 23 y 25 de agosto.

En la presentación del evento se consultó al burgomaestre si estaba haciendo “algo” para remediar la contaminación del estuario. Ante el cuestionamiento Nebot respondió: “Mucho”.

Según sus cálculos, durante 8 años de haber asumido las competencias del  alcantarillado sanitario de la ciudad se han incorporado al sistema 800.000 habitantes (de 2’350.915 residentes).  

De esa cantidad, 400.000 estaban en las zonas de influencia del brazo de mar. Aquello -continuó- se puede observar en la Isla Trinitaria, Guasmo, Febres Cordero, Letamendi, García Moreno y Tarqui.

Ratificó que 40.000 ciudadanos no poseen el servicio. Para el alcalde, hay redes públicas en el 100% del cantón. “Todavía hay una parte de los ciudadanos que debe cumplir con la obligación de conectarse a la red. No lo hace por la crisis, porque no quiere hacerlo o porque no comprende la necesidad”.

Sobre el mismo tema, explicó, están financiando las conexiones intradomiciliarias. El monto será cobrado a los abonados a largo plazo. “No podemos regalar ese dinero, porque es peculado”, justificó.

Semanas atrás, el ministro del Ambiente, Daniel Ortega, denunció que hay excesiva presencia de coliformes fecales en el agua.

En promedio, detalló, se superan 80 veces los niveles establecidos en la normativa ambiental vigente. “Es una indolencia total”, comentó Ortega en referencia a la gestión del Municipio de Guayaquil. Las muestras para determinar los índices de contaminación se tomaron en las redes de alcantarillado pluvial y en el estuario.

El problema -agregó- tiene su origen en el déficit de cobertura del alcantarillado en las áreas adyacentes al estuario.  

También un grupo de ciudadanos se presentó la semana pasada frente al Palacio municipal con baldes de agua sucia. El líquido fue tomado del ramal que está en la ciudadela La Chala (en el sur). El objetivo fue mostrar a Nebot la contaminación del sector.  

De acuerdo con el Ayuntamiento, ahora hay 9 metros cuadrados de áreas verdes por habitante (m2/hab) en el puerto principal. “Esa es la meta del milenio”. “No estamos contando todo lo que es bosques protegidos, reforestación y cuidado del manglar. Con eso, Guayaquil llegaría a 25 m2/hab”.

Sin embargo, entre el 2015 y el 2016 se registraron manifestaciones de ciudadanos. Los colectivos pidieron al burgomaestre que ya no corte las ramas de los árboles ni los retire de la zona urbana. Precisamente, los vecinos de La Atarazana reclamaron porque algunas especies fueron eliminadas del sector, debido a trabajos de regeneración del Cabildo. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP