Informe de DGAC sobre aeropuerto estará en 20 días

- 06 de marzo de 2018 - 00:00
El perímetro del aeropuerto José Joaquín de Olmedo cuenta con mallas metálicas y muros de concreto.
Foto: Lylibeth Coloma / El Telégrafo

Aviación Civil maneja la hipótesis de que los jóvenes que cayeron del avión recibieron apoyo del interior de la terminal, pero toca determinar de dónde vino esa ayuda.

La Dirección General de Aviación Civil (DGAC) entrevistará a 35 personas, aproximadamente, dentro de las investigaciones que realiza por la violación de seguridad en el aeropuerto José Joaquín de Olmedo, luego de que dos menores de edad cayeran el lunes 26 de febrero desde un avión que despegaba.

Hasta ayer, 20 individuos declararon ante el personal de la DGAC. Una vez concluido el trabajo se emitirá el respectivo informe.

La iniciativa se desarrolla paralelamente a la indagación impulsada por la Fiscalía de Guayas, explicó Carlos Álvarez, titular de la DGAC.

Tanto personal de Latam, operadora de la aeronave involucrada, como de la Terminal Aeroportuaria de Guayaquil (Tagsa), concesionaria de las instalaciones, participan en las investigaciones. “Estamos haciendo las entrevistas necesarias, viendo la parte documental, la parte de bitácoras”, explicó Álvarez.

Dentro de los aspectos considerados en las entrevistas están los protocolos para contratación de gente para la sección de seguridad. El objetivo es detectar dónde o en qué instancia se vulneró la seguridad del aeropuerto.

Hay dos escenarios probables: la transgresión fue desde la parte externa o se dio desde las instalaciones. Álvarez no descarta que haya complicidad por parte del personal.

En la última hipótesis  existe la probabilidad de que gente ajena a Tagsa y Latam  propiciaran las facilidades a las dos víctimas para que abordaran el avión.

Para Álvarez, el incidente fue una situación excepcional pero no por eso deja de inquietar sobre cómo dos menores de edad lograron burlar los protocolos de seguridad, los cuales han sido reconocidos por instancias como la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

Los resultados de las investigaciones estarán listos en 20 días, aseguró Álvarez.

Familiares desconocían del viaje
Los adolescentes fallecidos fueron identificados como Luis Manuel Ch.P., de 16 años, y Marco Vinicio P.G., de 17 años, quienes fueron sepultados el pasado jueves en la comunidad Cachi, del cantón El Tambo (Cañar), de donde eran oriundos.

Según reporte de diario El Tiempo de Cuenca, el periplo de los jóvenes comenzó la tarde del domingo 25 de febrero. María Luz Simbaña, vecina de los chicos, recordó que ellos solicitaron que los llevaran en su camioneta hasta el centro de El Tambo.

Aproximadamente a las 14:00 de ese día, los adolescentes fueron vistos por la cabecera cantonal. Antonio Yupa, tío de ambos, supone que desde ese lugar abordaron el bus que los llevaría a Guayaquil.

Sin embargo, entre amigos, vecinos y familiares, de lo que menos se quiere hablar es de “coyoteros” pese a que es una de las hipótesis más fuertes entre las instancias que desarrollan las investigaciones respectivas. Estrella Ch., hermana de Luis Manuel, manifestó que nadie de la familia sabía que habían planificado el viaje, lo cual calificó como una “locura de jóvenes”.

¿Cómo llegaron hasta el aeropuerto? ¿Cómo burlaron las seguridades? ¿Quién los orientó para que se encaramen en el tren de aterrizaje? ¿Por qué el personal de seguridad no se percató en el momento que entraron a la pista? Son las interrogantes que la comunidad Cachi espera que se contesten. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP