Apolinario, tradición y arte para arreglar las flores

- 11 de agosto de 2018 - 00:00
Desde que tiene 14 años Manuel Apolinario empezó a trabajar con flores. Hoy tiene su propia florería en donde atiende a sus clientes.
Foto: Cortesía / Ariana Plúas Chóez

Un transeúnte se detiene frente a su local, mira un arreglo floral, pregunta el precio y promete regresar en la tarde. Está de aniversario con su esposa y cree que es el momento propicio para darle ese detalle.

En el lugar atiende Manuel Bolívar Apolinario, quien aunque nació en el cantón Playas, habita desde los cinco años en Guayaquil. En esta ciudad empezó a trabajar desde los 14 como mensajero en una florería.

“Inicié como mensajero pero siempre tuve la idea de tener mi propio negocio. Por eso luego de entregar los arreglos florales me quedaba con mi jefe viendo cómo manejaba las cuentas”.

Para él se trataba de una aprendizaje constante porque le permitió conocer a proveedores y clientes.

Pero a más de ello aprendió a realizar diversos decorados con los que se ha ganado el reconocimiento de todos quienes acuden con frecuencia a su negocio, la florería Mayte Begonia que está ubicada en la avenida 25 de Julio y José Vicente Trujillo, al sur de Guayaquil.

Ahora en todo tipo de actividad comercial lo acompaña su esposa María Teresa, con quien ha logrado sacar adelante su negocio.

Con ella montó una sucursal en Portete 4212 y la 17. Ambos locales se han convertido en sitios muy concurridos no solo por los precios baratos; sino también por la habilidad que tienen para realizar los arreglos.

Me gusta comprar las flores aquí porque tienen un aroma y color especial, son muy frescas y duran mucho tiempo”, asegura Marcos Valle quien es cliente hace 15 años.

“Nuestras flores son traídas desde Cayambe, en Pichincha y son las mejores del mundo” comenta Apolinario.
Para él estar pendiente de su negocio garantiza que todo lo que ahí se ofrezca es de buena calidad. “Yo estoy pendiente desde que llega la mercadería. Luego me dedico al armado de los ramos para el que cliente se vaya satisfecho”.

Los peluches, chocolates, tarjetas y arreglos con frutas son los favoritos de aquellos que siempre buscan sorprender a sus seres amados. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: