En calles de Guayaquil el comercio de adornos se disparó

18 de abril de 2011 - 00:00

Las principales calles céntricas de la ciudad ayer se convirtieron en los principales puntos de expendio de adornos por el Domingo de Ramos.

En los exteriores de la iglesia La Catedral los católicos que visitaron el templo tenían una amplia gama de ramos. El ramo más pequeño elaborado con manzanillas y una estampilla se expendió en $0, 50, un abanico de palma de cera se comerció en $ 1,50 y una palma grande se vendió en $ 3.

En la calle Pedro Carbo también se ofrecieron diversos tipos de adornos. Según María Allauca esta es la única fecha en la que puede  vender los ramos. En 15 minutos ella armaba cada abanico. “Hacemos lo que los clientes nos pidan”, dijo.

En los exteriores de la Iglesia San Francisco se concentró mayor cantidad de vendedores, lo que provocó que algunos de los precios de las mercancías bajaran. Así, hubo ramos que estaban por debajo de los $0.50. Además había carretillas de morocho.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: