Campamentos se amplían por alta demanda escolar

15 de junio de 2011 - 00:00

La Dirección Nacional de Servicios Educativos (Dinse)  amplía dos de los ocho campamentos educativos temporales implementados en los sectores de Monte Sinaí y Sergio Toral, debido a que el número de aulas resultó insuficiente para atender a los estudiantes.

En las escuelas José María Urbina (Sergio Toral II) y Clemente Yerovi Indaburu (Socio Vivienda) existen  1.300 y 1.380 estudiantes, respectivamente, lo cual excede casi en el 30% la cantidad que permiten, pedagógicamente, los 11 espacios destinados a las aulas.

En la José María Urbina, actualmente, se están colocando las bases para la construcción de 4 aulas más. Mientras que en la Clemente Yerovi, se construirán 3 aulas, aunque los trabajos aún no han comenzado.

Fanny Freire, directora regional de la Dinse, aseguró que todos los campamentos se encuentran operativos y que los nuevos espacios que se implementan deberán estar listos en los próximos 15 días.

Por las  7 nuevas aulas,  solo en el material de construcción, es decir, en la elaboración de las planchas antitérmicas, pisos y tejado, se  requirió una inversión adicional de $77.000 ($11.000 por cada una de ellas).

Alternativas para las clases

Los planteles con exceso de alumnos  implementaron dos medidas  para evitar que el número de niños en cada aula sea mayor a lo establecido en el actual reglamento a la Ley de Educación (40 estudiantes).

En la escuela José María Urbina, los menores de los paralelos correspondientes al 1º año de Básica, actualmente, no reciben clases como el resto de sus compañeros y son enviados a sus casas.

Mónica Polo, directora de la unidad, explicó que los padres de familia acuden cada día para retirar las muestras que los niños deberán desarrollar en sus hogares.

Mientras tanto, las docentes contratadas para 1º año, para justificar su asistencia normal de labores, asisten a las compañeras de 4º en tareas como revisión de deberes escolares.

“De igual manera se encargan de revisar las tareas cumplidas por los alumnos de 1º año para evitar que  se retrasen”, manifestó Polo.

En la escuela Clemente Yerovi, ubicada a un lado del colegio réplica del Vicente Rocafuerte, los trabajos para el levantamiento de las nuevas aulas, hasta inicios de esta semana, aún no han comenzado.

Hasta tanto, algo más de 380 estudiantes han sido derivados, temporalmente, a la escuela Enrique Gil Calderón, en Lomas de la Florida, a 2 kilómetros de Socio Vivienda.

Bernardo Rodríguez, director de la Clemente Yerovi, afirmó que las obras se desarrollarán y concluirán en el transcurso de este mes.

La Dinse no descartó la ampliación del número de aulas en el resto de campamentos temporales en el noroeste de la ciudad. Cada unidad costó $190.000.

Sin embargo,  la titular regional de la Dirección Nacional de Servicios Educativos aseguró que  la construcción de nuevos espacios dependerá de la demanda de matrículas para el próximo año lectivo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: