Mala disposición de basura persiste en Guayaquil pese a los controles

- 30 de septiembre de 2019 - 00:00
En una esquina de Mapasingue Este, vecinos se quejan por la colocación de desechos por parte de residentes y propietarios de locales comerciales.
Foto: Miguel Castro / El Telégrafo

El consorcio Puerto Limpio intensificará las campañas de concienciación en los sectores donde los parterres de calles y avenidas se mantienen como lugares para colocar desechos fuera de los horarios de recolección.

En Mapasingue Este, según el cronograma disponible en la página web de Puerto Limpio, la recolección de basura se realiza lunes, miércoles y viernes en horario nocturno.

Es jueves 28 de septiembre de 2019 al mediodía y la esquina de la calle 12A y 1° callejón 15A ya está llena de fundas plásticas con desperdicios. Al sitio llegó un chambero para rescatar algo entre la basura.

Pese a los controles realizados por el Municipio de Guayaquil, persiste la costumbre ciudadana de dejar los desechos en sitios no autorizados y fuera del horario de recolección.

Una de las costumbres que prevalece es disponer la basura en los parterres de calles y avenidas, lamentó Karla Aguas, vocera de Puerto Limpio. La situación se presenta tanto en zonas populares como residenciales.

Según las denuncias presentadas, el consorcio ha identificado a sectores en Guasmo, Sauces, Mapasingue, Monte Sinaí, Mucho Lote, Flor de Bastión e Isla Trinitaria como los lugares donde persiste el problema.

En los próximos días se intensificarán las campañas de concienciación. Uno de los primeros sectores intervenidos será Mapasingue.

Para Aguas existe una corresponsabilidad. “Los ciudadanos son los primeros llamados en cumplir con las disposiciones del Cabildo y mantener limpia su zona”, manifestó.

El consorcio, a través de su número de WhatsApp (0962602600), exhorta a la ciudadanía para que denuncie a quienes sacan la basura irrespetando lo dispuesto en las ordenanzas.

Sin embargo, entre los habitantes no siempre existe la solidaridad necesaria para señalar a los malos vecinos. “Martha” (nombre protegido), por ejemplo, debe lidiar con los comerciantes de frutas que se apostan cerca de su vivienda.

En las ocasiones que ha reclamado fue objeto de insultos por decir que los compradores botan basura en la esquina. “Es difícil acercarse y tomar una foto, hace falta instalar una cámara de vigilancia”, comentó.

De hecho, durante la visita de un equipo de EL TELÉGRAFO, se observó a una señora botar cáscaras de piña en la pila de basura que había en el sitio.

Las multas van desde leves, $ 78.80, hasta muy graves, $ 492.50, por incumplimiento a la Ordenanza Municipal que norma el manejo de los desechos sólidos.

Dentro de seis meses, el consorcio Urvaseo asumirá la recolección de basura. Valango, uno de los miembros de la firma, también conforma Puerto Limpio.

Los colectivos sociales sugieren mejoras del servicio al nuevo consorcio. Tanto el Observatorio Ciudadano de Servicios Públicos como el Colectivo Tejido Social coinciden en la conformación de veedurías.

Por su parte, Valango sugiere la instalación de una nueva terminal para disposición de desechos para optimizar los tiempos de recolección. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: