El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Jue.2/Dic/2021

Actualidad

Tendencias

Guayaquil, una urbe de 21 parroquias y 75 barrios

Conoce cuál es la organización territorial de Guayaquil, con sus parroquias, cuadrantes y barrios.
04 de octubre de 2020 00:00

Si abrimos Google Maps y buscamos a Guayaquil encontraremos una masa de tierra al costado izquierdo del río Guayas. La vista satelital muestra una representación a escala de los 2.493 kilómetros cuadrados que conforman la ciudad.

El crecimiento poblacional y la densidad demográfica han crecido tantos en los últimos años que ahora el Gran Guayaquil está conformado por tres cantones más de la provincia del Guayas. Lleva ese nombre porque la división administrativa ya no se distingue a simple vista. Sin darnos cuenta, estamos en otro municipio.

Este avance urbanístico también se ve reflejado a escala parroquial. El cantón Guayaquil está organizado territorialmente por 21 parroquias, 16 urbanas y cinco rurales. Pascuales y Chongón dejaron la ruralidad para considerarse como parte del conurbano guayaquileño.

Las parroquias rurales de la ciudad son Progreso, Puná, Tenguel, Posorja y El Morro. Hasta el 2015, esos cinco distritos no tenían sus límites bien definidos. El fin de una parroquia se marcaba bajo referencias, con linderos imprecisos y a variada interpretación. Una ordenanza municipal  firmada el 15 de abril de ese año por la alcaldesa (e), Doménica Tabacchi, delimitó por primera vez las parroquias legales desde la vía legal y administrativa.

Las Parroquias Urbanas

El casco urbano de Guayaquil se divide en cuatro sectores, que, a modo de cuadrante, segmentan la ciudad en noroeste, noreste, sureste y suroeste. El Guayaquil actual, como lo denomina el Municipio, concibe estos sectores desde un eje transversal: la intersección de la avenida Quito y el bulevar de la Nueve de Octubre. 

En cada uno de estos cuadrantes se encuentran las 16 parroquias urbanas con sus respectivos barrios. En total existen 75, la mayoría de ellos ubicados en Tarqui, que junto Pedro Carbo, Pascuales y Roca forman el cuadrante norte.

En el sur están las parroquias de 9 de octubre, Chongón, Ayacucho, Bolívar, Olmedo, Rocafuerte, Sucre, Urdaneta,  Febres Cordero, Ximena, García Moreno, Letamendi y una mínima parte de Tarqui, representada en tres barrios.

Cada parroquia tiene su propio atractivo turístico, económico o comercial. Por ejemplo, el monumento de La Rotonda y el barrio Las Peñas están en Pedro Carbo, el aeropuerto y el terminal terrestre en Tarqui, la Torre Morisca en Rocafuerte, el club La Unión en Olmedo, los astilleros en Ayacucho, el Estero Salado en Bolívar, el Cristo del Consuelo en Letamendi y el populoso sector del Guasmo en Ximena.

Los cuadrantes del sur se convirtieron en la residencia de cientos de miles de habitantes que poblaron informalmente el estero y los manglares. Con el paso de los años los barrios se urbanizaron y en la actualidad, la mayoría, cuenta con todos los servicios básicos.

El arquitecto Felipe Jurado Sosa considera que Guayaquil puede modernizarse sin la necesidad de expandirse hacia los cantones aledaños. En su opinión, los nuevos edificios, oficinas y estacionamientos podrían ocupar la zona del centro. “Guayaquil tiene cómo mejorar como ciudad porque tiene espacio, infraestructura y elementos para hacerlo”, menciona.

Los barrios de la ciudad

En 1547, Guayaquil se estableció en los cerros Santa Ana y El Carmen, rememora el historiador Eduardo Villacrés Manzano. En ese lugar se construyó su primer barrio, Las Peñas, por ser un sitio estratégico para vigilar el río Guayas ante el ataque de piratas o invasores. En el siglo XX fue hogar de pensadores, escritores, artistas y presidentes del Ecuador.

En el siglo XVII, la ciudad obtuvo permiso para crecer hacia el sur de los dos cerros. La denominada ‘Ciudad Nueva’ se erigió dentro del espacio entre la calle Boyacá y el Malecón Simón Bolívar, hasta la calle Olmedo y el parque Seminario. “Habían dos polos de desarrollo que se unían a través de un largo puente de madera llamado ‘el puente de las 800 varas’”, relata Villacrés Manzano.

Desde entonces, los guayaquileños empezaron a poblar las inmediaciones del río y acomodarse en zonas específicas según sus clases sociales. La clase más acaudalada se trasladó de Las Peñas a Centenario hasta finales del siglo XX, cuando empezó la construcción de ciudadelas en la vía a Samborondón.

Los habitantes de clase alta y media alta se asentaron en Urdesa y Los Ceibos, la clase media en La Alborada y la clase obrera en los suburbios y guasmos. En ese sector del sur se registró una considerable migración interna de personas de distintas ciudades y provincias del país, quienes trajeron su propia cultura y tradiciones.

Guayaquil se convirtió en el puerto principal del Ecuador gracias a uno de sus barrios más icónicos. El barrio del Astillero fue lugar en el que se fabricaban las embarcaciones. Este trabajo data desde el periodo de colonia española hasta la actualidad. También fue el punto de partida para que nacieran los dos clubes de fútbol más famosos de la ciudad: Barcelona y Emelec.

La Bahía es otra zona muy conocida por su dinámica comercial. En este lugar impera la venta ambulante y los establecimientos comerciales que ofrecen un sinnúmero de productos y a variados precios.

La urbe, que nació en un cerro, ahora cuenta con 75 barrios, 4 cuadrantes, 16 parroquias urbanas y 5 rurales. Con el crecimiento demográfico las responsabilidades del Municipio se incrementan. Guayaquil es administrada por la Alcaldía, cuya principal autoridad es Cynthia Viteri, y 15 concejales que roles legislativos, fiscalizadores y representativos de su población. (I)

Contenido externo patrocinado