El "Niño" que lo ganó casi todo en el fútbol

- 24 de agosto de 2019 - 00:00
Foto: EFE

Fernando Torres se despidió ayer del fútbol profesional, y lo hizo en su último club: el Sagan Tosu de Japón. Recibió el Balón de Oro y fue el tercer mejor jugador del mundo.

Fernando Torres, que puso fin a una carrera de 18 años (ayer) en un partido con el Sagan Tosu contra el Vissel Kobe, será recordado como el “Niño”, apelativo que le acompaña desde su irrupción en el Atlético de Madrid, donde es ídolo.

Fernando José Torres Sanz (Madrid, 1984) cerró una carrera en la que ha conseguido casi todos los títulos internacionales de selecciones y clubes europeos.

Balón de Bronce y tercer mejor jugador del mundo en la temporada 2007-08, cuando jugaba en Liverpool, en aquel año que fue el máximo goleador extranjero de la historia de la Premier League hasta entonces (24 goles). También fue el mejor jugador de la Eurocopa 2008 y el máximo goleador de la Eurocopa 2012.

Ninguno de estos éxitos  tendrá comparación para el “Niño”, como el único que logró con el conjunto de su vida, el Atlético de Madrid: la Liga Europa de 2018. Aquella fue su única oportunidad de festejar un título en la fuente madrileña de Neptuno.

La carrera del delantero madrileño, rojiblanco desde la cuna por influjo de su abuelo, arrancó en clubes de su localidad natal, Fuenlabrada, al sur de Madrid, hasta que con 11 años ingresó en las inferiores del  Atlético tras pasar las pruebas de selección en el Parque de Las Cruces y el campo de Cotorruelo.

Su crecimiento en el Atlético de Madrid comenzó a llamar la atención de la afición en general cuando en 2002 fue campeón europeo sub-16 con la selección española como máxima goleadora del certamen.

Semanas después debutó en el primer equipo, en el “infierno” de segunda división: el 27 de mayo contra el Leganés en el Vicente Calderón. Una semana después llegó su primer gol.

Protagonista del retorno a primera, ya como delantero titular, se convirtió en el símbolo para una afición carente de ilusiones y disputó cinco campañas en la máxima categoría, siendo siempre el máximo goleador del equipo, con 75 tantos en 174 partidos, hasta julio de 2007, cuando anunció su marcha al Liverpool inglés.

En el Liverpool encontró su mejor versión, con 33 goles en 46 partidos en su primer curso entre todas las competiciones, en una temporada que concluyó con el título de la Eurocopa 2008 con la selección española, logrado gracias a una anotación de Torres en la final ante Alemania, punto de inflexión en la historia de la Furia Roja.

Posteriormente vistió las camisetas del Chelsea, el AC Milan, y retornó al Atlético de Madrid. Su último club fue el Sagan Tosu de Japón, con el que se despidió del fútbol. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: