Neymar y compañía fallan en el debut contra la aplicada Suiza

- 17 de junio de 2018 - 14:55
El delantero Neymar, de Brasil, conduce el balón ante la marca intensa del suizo Valon Behrami, durante el partido disputado este domingo 17 de junio en Rostov.
Foto: AFP

Brasil no pudo derribar el cerco defensivo de los europeos, que aplicaron una marca intensa sobre el “10” del pentacampeón. Serbia lidera el grupo E.

Brasil, uno de los grandes favoritos al título, se atascó en su debut mundialista ante Suiza (1-1), que puso de manifiesto todas las carencias de la Canarinha y de Neymar, que estuvo desaparecido en combate.

La pentacampeona no aprendió de los errores de España y tropezó en la misma piedra que la Furia Roja hace ocho años en el Mundial de Sudáfrica y, lo que es peor, dejó muchas dudas con un juego previsible.

Igual que el resto de favoritos en este Mundial, Brasil demostró que, aunque tiene plan de juego definido, no sabe si atacar con todo o nadar y guardar la ropa.

Ni rastro del jogo bonito y sí mucha precaución, lo que deslució un duelo que había despertado mucha expectativa, especialmente tras el empate de Argentina frente a Islandia, el sábado anterior.

Tras el triplete de Cristiano Ronaldo ante España y la actuación de “Leo” Messi, mancillada por el fallo en el lanzamiento de penalti, se esperaba mucho de Neymar, pero apenas brilló, lastrado por la lesión en el tobillo que lo tuvo tres meses fuera de los terrenos de juego.

También estaba el recuerdo de hace cuatro años, cuando un rodillazo de Camilo Zúñiga sobre el hoy jugador del PSG lo privó de jugar buena parte del Mundial. Este domingo 17 de junio volvió a hacerlo, pero su rendimiento no fue el esperado por la afición.

El caso es que salió mejor Suiza, que parecía dispuesta a repetir la actuación del Mundial de Sudáfrica. De hecho, el equipo de Vladimir Petkovic fue el primero en avisar por medio de Blerim Dzemaili, que remató por encima del larguero tras recibir en el corazón del área un buen centro desde la derecha.

Eso sí, Paulinho pudo marcar a los once minutos tras una preciosa combinación entre Neymar y Coutinho, que la defensa no supo despejar y el barcelonista estuvo a punto de aprovechar, pero el balón tras su disparo mordido salió lamiendo el poste.

Un distraído Neymar recibía demasiado lejos de la portería y cada vez que tocaba el balón se le echaban encima dos jugadores de la escuadra helvética. Uno de ellos era Valon Behrami, que siempre estuvo encima del brasileño para impedirle hacer su juego habitual. Por esa razón, también recibió una amarilla por marcar con dureza al “10”.

Entonces apareció Philippe Coutinho y deshizo el entuerto con un golazo marca de la casa, de los que ha hecho a decenas allá por donde ha pasado, incluido el Barcelona.

Recibió el balón en el borde del área, armó la pierna derecha con una velocidad inusitada y colocó el balón en toda la escuadra izquierda defendida por Sommer, que aunque sabía a dónde iba la pelota fue incapaz de alcanzarla (20’).

A partir de entonces los brasileños se dejaron querer, intentando que los europeos se abrieran para darles la puntilla al contraataque.

Pero los helvéticos tenían un plan y se mantuvieron fieles a él como un reloj suizo, incluso cuando iban por debajo en el marcador, aunque les faltó el último pase y las incursiones del hispano-chileno Ricardo Rodríguez, muy controlado toda la noche.

La situación no cambió en la segunda parte y a los pocos minutos los suizos demostraron que no han llegado a Rusia para pasear.

A la salida de un córner, Steven Zuber remató de cabeza completamente solo tras empujar ligeramente a su marcador, Miranda, y marcó el gol del empate (50’). El portero Alisson y otros jugadores, reclamaron con insistencia porque no creían que su rival pudo rematar con tanta facilidad dentro del área pequeña.

Animados por la numerosa torcida brasileña, los pupilos de Tite adelantaron líneas y fueron por la victoria con un Marcelo muy lanzado al ataque, similar a lo que realiza en el Real Madrid.

Coutinho tuvo en sus botas una inmejorable ocasión para desnivelar de nuevo el resultado, pero tras deshacerse de un marcador con un mágico control con el pecho, disparó desviado.

Seguidamente, Gabriel Jesús pidió insistentemente penalti, Firmino hizo intervenir a Yann Sommer con un cabezazo y Miranda remató fuera a la salida de un córner en el descuento. Brasil había caído en la desesperación, justo contra lo que había avisado en la víspera su técnico, quien aseguró también que no ganar el primer partido no sería una desgracia.

Por ahora, Serbia lidera el grupo E y Brasil, una de las favoritas al título, deberá aplicarse en su próximo duelo para encaminarse a los octavos de final. (I)


Alineaciones:

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: