Umtiti rechazó oferta de Camerún y eligió a la Francia finalista

- 10 de julio de 2018 - 14:50
El momento exacto en que el defensa francés Samuel Umtiti (der.) cabecea y marca el único gol del partido que le dio a su selección la clasificación a la final. Los defensas belgas y el arquero Thibaut Courtois quedaron sin reacción.
Foto: AFP

Francia confirmó su favoritismo y pasó con susto a la final del Mundial de Rusia 2018 al vencer 1-0 a Bélgica y espera por Croacia o Inglaterra para el partido consagratorio.

El defensa Samuel Umtiti al minuto 51 llevó de cabeza a los “Bleus” a su tercera final mundialista tras lograr el título de 1998 en su territorio y caer ante Italia en Alemania 2006.

Poco sirvió la visita que la leyenda del fútbol camerunés, Roger Milla, le hizo a Samuel Umtiti a finales de 2015. El defensor central había decidido ser “bleu”. No se equivocó: es el nuevo héroe francés con el gol que mete a los galos en la final.

Umtiti nació hace 24 años en Yaundé, la capital de Camerún. Aquejada por las necesidades y buscando una mejor vida, la familia Umtiti, padres y cuatro pequeños hijos, siendo Samuel el menor, emprendió rumbo a Francia y se estableció en Lyon. 

Con apenas 2 inocentes años, Samuel fue creciendo como un francés, conservando, eso sí, ciertas raíces africanas, y paralelamente su amor por el fútbol fue acompañándolo en su corto camino por la vida.

El Olympique de Lyon lo descubrió cuando tenía 8 años y, tras pasar por todas las posiciones en el campo, el pequeño Samuel descubrió su vocación como defensor central.

Con 19 años saltó al profesionalismo en 2012 y desde ese entonces comenzó a escribir una interesante carrera con los “Lions”, con 170 partidos jugados y cinco goles marcados.

Su proyección fue tan notable que su nombre llegó al despacho del FC Barcelona. Luis Enrique, en su última temporada con los blaugranas, le dio la bienvenida al mundo Barça en junio de 2016. Un traspaso que rondó los 25 millones de euros por cinco temporadas.

Era sin duda el año de Umtiti, porque un mes antes el seleccionador francés Didier Deschamps lo había citado para sustituir en la Eurocopa-2016 a su compañero culé, Jeremy Mathieu, lesionado y quien se caía de la lista oficial de convocados.  

Debutó como titular en la selección absoluta ante Islandia, en los cuartos de final, en la victoria 5-2 en el Stade de France. A partir de esa sólida actuación, Umtiti convenció a Deschamps de mantenerlo en la zaga, pero no solo en la Euro, también en la clasificatoria europea al Mundial ruso.

El buen nombre de Umtiti comenzó a ser codiciado en Europa. El Barça se percató de los rumores que hablaban de una cacería en su casa por el central francés y anunció a comienzos de junio de este año, días antes del Mundial, su renovación hasta 2023 con una  cláusula de rescisión de 500 millones de euros.

“Sin Samuel este equipo no sería lo mismo”, aseguró el presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, al firmar la extensión del contrato.

Umtiti es el nuevo héroe de Francia con el gol que le marcó a Bélgica en el 1-0 de la primera semifinal del Mundial de Rusia 2018 y que dejó a los “Bleus” instalados en la final del próximo domingo en Moscú. “Estoy muy contento por la victoria, por este gol, pero más que todo por la clasificación a la final del Mundial”, apenas pudo decir un emocionado Umtiti a la televisión oficial al término del encuentro en San Petersburgo.

Milla, seguramente, estará celebrando en su hogar en Camerún. Aquella visita en 2015 para convencerlo de ser un “león indomable” fue un saludo a la bandera. Umtiti nació “bleu” y morirá “bleu”. (I)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: