Miguel Ibarra: “Nunca me sentí como un gringo”

10 de abril de 2011 - 00:00

Solo jugó un partido en la era Insúa. Miguel Ibarra, quien debutó con la amarilla durante el primer cotejo del torneo local (victoria 1-0 ante Imbabura), sostuvo que saltar como titular en aquel encuentro lo hizo creer que sería uno de los fijos  del argentino, pero no fue así.

Luego de ese partido, el lateral derecho no fue parte de ningún otro encuentro como titular e inclusive fue relegado a jugar en el equipo de las reservas del club.

Hoy (17:00) Ibarra tendrá la chance de vestir por tercera vez la “amarilla” (el sábado pasado jugó su segundo cotejo ante Independiente del Valle), cuando su equipo reciba en el Monumental a los de Sangolquí en la fecha espejo del torneo local.

“Cada técnico tiene su planteamiento y tal vez no encajaba en el del ‘profe’ Insúa”, dijo el lateral, quien además agregó que no le guarda ningún resentimiento al “Poeta”, ya que  ese tiempo en que no fue tomado en cuenta le sirvió para mejorar físicamente.

Pero para que el ex Católica sea elegido nuevamente como inicialista, tuvieron que pasar 10 fechas. Fue con la llegada de Álex Aguinaga que Ibarra volvió a defender la banda derecha del plantel “Torero”. Su vuelta se dio en la victoria (3-2) que los “canarios” alcanzaron de visita al Independiente del Valle.

“Gracias a Dios mi vuelta se dio con una victoria. Esperé mucho para jugar, por suerte el tiempo pasó volando y ahora estoy viviendo una nueva oportunidad”, aseguró Ibarra. Además  acotó que se siente agradecido con el “Güero” por darle la chance de volver a formar parte del equipo titular.

Aunque parece que Miguel cuenta con la confianza de Aguinaga, confesó  que no siente que tenga el puesto ganado, pues indicó que en el plantel existen buenos jugadores que están aptos para ocupar la plaza en cualquier momento.

“Él (Aguinaga) conoce de mi manera de jugar, debido a que hace algún tiempo participé en un cotejo amistoso con la selección ante México en Estados Unidos y él estuvo en las gradas observando el partido”, dijo Ibarra, quien la temporada pasada jugó junto al hermano del DT, Juan Aguinaga, en la Católica.

El “Gringo”, como le dicen sus compañeros, (nació en New York, Estados Unidos), aseguró que pese a tener doble nacionalidad (ecuatoriano y estadounidense), su aspiración siempre fue jugar acá en el país y en la selección “tricolor”.

“Mis padres son ecuatorianos, pero radicaban en Estados Unidos; nací allá y viví en NY hasta cuando tuve un año. De ahí en adelante el resto de mi vida la desarrollé en Ecuador”.

Miguel, quien se crió con sus abuelos en la capital, recordó que sus inicios en el fútbol se dieron a los 15 años, cuando integró las divisiones inferiores de Espoli. En el equipo “policial” Ibarra militó hasta el 2009. Con  24 años de edad fue comprado por el  Universidad Católica, equipo en el que jugó solo una temporada (2010).

Miguel espera que hoy los “toreros” consigan los 3 puntos ante el Independiente, pues   el principal objetivo del equipo es terminar como punteros en esta etapa. “Estamos mentalizados en mejorar nuestra situación en la tabla (son séptimos) y clasificar a la Copa Sudamericana”.

Asimismo, Ibarra expresó que su aspiración por ahora es consagrarse en la banda derecha del “Ídolo”, para luego pensar en ser convocado a la selección nacional que participará en la Copa América de Argentina.

“En otras ocasiones tuve la oportunidad de ser convocado y es una experiencia única, espero que las cosas me salgan bien y que pueda ser tomado en cuenta por el profe Rueda para participar en los compromisos de la selección”, dijo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: