Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 5386

La afición de Barcelona alentó a pesar de la derrota

- 22 de diciembre de 2014 - 16:56
La tribuna fue una de las localidades que más se llenaron de hinchas, quienes después del segundo gol comenzaron a irse. Foto: Karly Torres/El Telégrafo

El optimismo se sentía en el ambiente el pasado domingo en el estadio Monumental. Alrededor de 20.000 hinchas se hicieron presentes para alentar a Barcelona, que jugó en el George Capwell, pero que estuvo cerca de ellos mediante 4 pantallas gigantes que se ubicaron en el escenario deportivo.

La general sur, una de las tribunas, y preferencia estuvieron copadas, mientras que la general norte solo tuvo la mitad de su capacidad. Sin embargo el aliento amarillo se sentía en cada atajada de Máximo Banguera y cada aparición en ataque de un jugador torero.

La expulsión de Álex Bolaños al minuto 10 de partido causó confusión en los seguidores canarios que primero celebraron pensando que la tarjeta roja era para un futbolista de Emelec. Al ver que Barcelona era el perjudicado el silencio se estacionó en el Monumental, pero la barra Sur Oscura solo tomó fuerza para seguir cantanda.

El gol de Ángel Mena al minuto 20 no hizo que los aficionados hicieran silencio. Al contrario, cantaron con más ganas, pero esas ganas disminuyeron con el pasar de los minutos. El gol no llegaba y la situación se complicaba aún más cuando Christian Suárez salió por lesión.

Tras el final del primer tiempo, los aficionados se tomaron un descanso. Pero cuando reinició el encuentro, ellos también retomaron su aliento, con la esperanza que haya un gol que les permita soñar con la estrella 15. Eso no sucedió, los minutos pasaban y Barcelona generaba, pero la poca diferencia hacía sentir que podía ver una victoria a lo Barcelona.

Eso nunca sucedió, más bien Emelec marcó su segundo tanto (minuto 80) con el que la ilusión se desvanecía. El golpe anímico provocó que algunos hinchas ubicados en la tribuna y preferencia comenzaran a salir. Pero la Sur Oscura seguía alentando y en lo último en lo que pensaban era en abandonar a su equipo.

El tercer tanto azul impulsó a los aficionados que aún quedaban en tribuna y preferencia a retirarse. Lo que dejó en el estadio a alrededor de 5.000 personas que esperaron al equipo hasta que llegará para la premiación del vicecampeonato. Acto que al final, por decisión de la directiva torera, nunca se dió.

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: