A Paúl Ambrosi se le pegó la “blanca”

05 de abril de 2011 - 00:00

Es católico confeso. La virgen de La Dolorosa, patrona “alba”, y el Divino Niño están entre las imágenes de devoción del lateral izquierdo Paúl Ambrosi, quien es parte de los 11 titulares de Liga de Quito para el duelo de Copa Libertadores, hoy ante Independiente en Avellaneda (Argentina) a las 19:15, por el Grupo 8.

A ellos agradeció por el gol que convirtió ante este mismo equipo, en el cotejo de ida, en Casa Blanca. Hoy espera que eso se repita. “Ojalá con la bendición de Dios  pueda volver a  marcar y ayudar  en la clasificación a octavos”, afirmó Ambrosi. 

Paúl   es oriundo  de Guaranda (Sierra centro). A los pocos días de haber nacido,  llegó a la capital ecuatoriana y allí desarrolló toda su vida personal y deportiva. 

Sus primeros remates al arco, porque fue en un inicio delantero, llegaron con la camiseta de su institución colegial, la Academia Borja 3. Junto a los cuadernos y libros se dio tiempo para pelotear los fines de semana en la  liga barrial de Carcelén, al norte de la ciudad. Entre el polvo de la cancha y el desgastado balón conoció al entrenador Romanelli, quien era el encargado de las divisiones formativas blancas. Él lo vinculó de inmediato al  plantel.

“Tenía 16 años y el ‘profe’ Romanelli me preguntó si quería ir a entrenar. Yo dije que encantado, pero antes debía tener la aprobación de mis padres. No  fue complicado lograrlo. A cambio, yo no debía descuidar los estudios y así lo hice”.

Ese fue el inicio de una carrera futbolística que ha incluido la defensa de la Tricolor. Participó  en el proceso eliminatorio rumbo al segundo  mundial disputado por Ecuador, el de Alemania 2006. En suelo patrio su única camiseta ha sido la “alba”. Fue parte de 4 de las 10 estrellas locales que ostenta el vigente campeón nacional.

También intervino en la primera corona ecuatoriana de Copa Libertadores (2008) y las recopas Sudamericanas: 2009 y 2010. 

En el 2009 emigró hasta tierras argentinas. El Rosario Central le abrió las puertas y estuvo ahí cerca de  un  año. Retornó por pedido de Liga, tras el incumplimento del pago del préstamo. “Rosario no cubrió el monto, querían hacerlo en cuotas”

A sus 30 años, Paúl no olvida que el año de su debut en primera división, 2000, también fue el de la pérdida de categoría de los “universitarios”. “En lo particular tenía sentimientos encontrados, pero al final eso  nos sirvió para disfrutar la gloria que hoy tenemos”.

Lejos de la cancha, el lateral izquierdo, cuyo apellido tiene raíces italianas, es padre de 3 niños.  Edificó su hogar en compañía de Silvia Pardo.  Su primogénito de 9 años lleva su mismo nombre, pero aún no los dotes deportivos.  “A todo padre le gustaría que su hijo siguiera su profesión, pero él será quien decida”.  La segunda,  la más engreída por el jugador, es Sofía, de 5. Le sigue Paula Sarahí de 3. Ellas junto  con su madre a veces acuden al  entrenamiento en Pomasqui y esperan   hasta que su papá termine las labores.

Ya en casa, son los pequeños los que escogen qué hacer. El PlayStation o el cine son las diversiones familiares por excelencia. También la música  los une. El reggaetón es el ritmo de los chiquillos, que el padre debió adoptar para compartir más tiempo con ellos.

Pero el baile es una asignatura pendiente para Paúl, quien  confiesa sin reparos que se mueve en la pista. “Pero mejor lo hago en la cancha. Ahí sí que me defiendo muy bien”.

Problemas para entrenar

Una vez más los “diablos rojos” de Avellaneda mostraron poca seriedad con el equipo ecuatoriano. Ayer no le permitieron ni tan siquiera pisar el gramado del estadio Libertadores de América, escenario del encuentro copero, por lo que debieron entrenar en la “Casa Amarilla”, propiedad de Boca Juniors.  

Tampoco les entregaron localidades para los aficionados ecuatorianos residentes en suelo “albiceleste”. Ellos deberán hacer fila hoy y pugnar por una entrada.

Independiente necesita ganar para seguir en pelea por el cupo a la siguiente fase  copera. De momento es último del grupo con 4 puntos.

Liga, con 6 unidades es tercero, y para clasificarse a octavos debe  empatar con Independiente y vencer en casa a Godoy Cruz.

El puntero de esta llave es Peñarol con 9  y su escolta es el elenco “Tomaba” que acumula 7.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: