Independiente del Valle recibió solo 3 goles para su nuevo título

Independiente del Valle se coronó campeón de la Libertadores sub-20 en su quinto intento, con 11 goles a favor y tres en contra. El ecuatoriano Yuri Solano, DT del equipo, se formó en Europa.
03 de marzo de 2020 00:00

La quinta fue la vencida para Independiente del Valle, el único equipo sub-20 que participó en todas las ediciones de la Copa Libertadores de América juvenil, desde su creación en 2011.

Ningún otro equipo ecuatoriano ha intervenido en el evento y eso refleja el poderío del club “rayado” en las juveniles. El campeón nacional de la categoría es el que se gana el derecho de participar a nivel internacional y en todas ellas, Independiente se quedó con el cupo.

En la edición anterior, que se jugó en Uruguay en 2018, Independiente ya llegó a la final, pero cayó en la definición contra el local Nacional, por 2-1. Ya fue un indicio de lo que eran capaces de hacer y tuvo una figura destacada, como el goleador del torneo Stiven Plaza, quien marcó siete tantos. 

Esta vez no fue un equipo tan goleador, pero sí efectivo y solidario. Por eso los 11 goles que marcó Independiente fueron obra de nueve jugadores diferentes.

Al guardameta Joan López solo le marcaron tres goles y además el equipo se marchó invicto de la Libertadores, con cuatro victorias y un empate (contra Flamengo, que se definió en penales).

A la cabeza está el entrenador lojano Yuri Solano, director técnico en las divisiones formativas, tanto en la sub-18 como en el equipo de reservas. Incluso el año pasado dirigió al equipo estelar de forma interina, en la transición entre Ismael Rescalvo y Miguel Ángel Ramírez.

Solano tiene licencia de entrenador de la UEFA, algo que no muchos entrenadores locales pueden presumir.

Estuvo 10 años en el fútbol ruso, mientras realizaba sus estudios de entrenador y trabajó en el Rubin Kazan y en el Rostov. Fue intérprete en el primer club, donde jugó una parte importante para la llegada y adaptación de Christian Noboa.

En el Rostov fue parte del cuerpo técnico del equipo absoluto y también aportó para la vinculación del mismo Noboa a ese club.

Mientras estaba allá siempre estuvo abierto a regresar al país y fue allí que lo contactó Independiente, para que dirija en las formativas. Los resultados están a la vista, pues ya fue campeón nacional sub-18 y ahora sumó una estrella internacional.

En la plantilla también contó con mundialistas de la categoría sub-17, que estuvieron en la Copa del Mundo que se jugó en Brasil, el año pasado. Además de López, también estuvieron Darlin Leiton y Pedro Vite.

La experiencia de los juveniles no solo se limita a los partidos de las categorías menores. Piero Hincapié, Daniel Bravo, Moisés Caicedo o Darlin Leiton ya han tenido minutos en la Liga Pro o en la Copa Ecuador.

Como campeón de la Libertadores, el club recibió un premio de $ 45.000 por parte de la Conmebol. River Plate, como segundo obtuvo                $ 30.000 y el tercero, Flamengo, $ 20.000.

El campeón llegó ayer a la capital y celebró con un recorrido desde el aeropuerto hasta el Centro de Alto Rendimiento de Independiente, donde continúa su formación. En lo más alto de América, a nivel juvenil, Independiente sigue con su labor de nutrir al balompié nacional con talentos jóvenes. (I)    

Las más leídas