Prohibido prohibir celebra dos décadas al aire

07 de febrero de 2013 00:00

Con la idea de darle un espacio a la música independiente, hace dos décadas la manabita Mayra Benalcázar, quien radica desde los 10 años en Quito, salió por primara vez al aire con el espacio Prohibido prohibir.

Aunque tenía apenas 11 cuando eso ocurrió, el mundo de la radio era algo cotidiano para ella, pues su padre, Humberto Benalcázar, es comunicador y trabajó por muchos años presentando las noticias en radio Zaracay, de Santo Domingo de los Tsáchilas.

“El programa empezó en Teleonda Musical, como un proyecto de la Casa de la Cultura. Luego pasó a radio Impacto, un proyecto de Igor Icaza, baterista de Sal y Mileto; y después fue a la Metro Estación, donde estuve unos diez años. En radio Pública se transmite hace tres años, de lunes a viernes, de 21:00 a 22:30”, explicó Mayra, y recordó que aunque siempre le llamó la atención la televisión, se vinculó con la radio gracias al apoyo de su madre, quien la convenció para que incursione en este medio de comunicación.

Para muchos artistas ecuatorianos que trabajan de forma independiente, el espacio ha sido una plataforma importante para lanzar sus trabajos musicales, pues los temas que suenan en el programa -por lo general- son aquellos calificados como no comerciales, pues no rotan en otras estaciones. Artistas de distintos géneros como el rap, rock, metal, funk y otros, son quienes tienen la oportunidad de mostrar su trabajo al público.

“Muchos oyentes, al igual que yo, hemos crecido de la mano de muchas bandas nacionales. Prohibido prohibir se convirtió en la casa de los artistas cuyos discos jamás fueron rotados por algunas radios FM. Con el paso de los años se renovaron segmentos, pero con la convicción de abrir el espacio a los sin voz, con poesía, música y discurso permanente en favor de los derechos humanos”, agregó Benalcázar.

Este sábado 9 de febrero, el espacio radial cumple sus dos décadas de existencia, por lo que su creadora indicó que ese día, de 17:00 a 20:00, realizará un programa especial con una maratón musical de tres horas, en la que sonarán las canciones de los artistas que han dejado su música en Prohibido prohibir durante estos veinte años, incluso de bandas que ya no tocan en la actualidad.

“Entre recuerdos grabados y testimonios del público, artistas y colaboradores que han acompañado esta trayectoria, ofreceremos un programa para celebrar nuestros veinte años y tendremos algunos invitados”, expresó la fundadora del espacio.

Contenido externo patrocinado