La banda rockera que se rehúsa a los encasillamientos

11 de octubre de 2011 00:00

Cuenta el baterista Francisco Egüez que una vez le preguntaron si el nombre de su banda tenía que ver con Jurassic Park o algo semejante. Tomó con gracia aquella inquietud, mientras que su pana, Christian Merchán, aclara que el concepto del nombre se basa en cómo las personas se convierten en rutinarias.

“Los seres humanos somos en realidad animales, pero racionales. No obstante, nos acostumbramos a un estilo de vida cíclico. Es decir que damos la vuelta en un mismo círculo, con las actividades repetidas, como si fuésemos programados. Llegamos a un punto en que actuamos mecánicamente. De ahí surge el nombre de la banda”, explica Merchán, quien  canta y toca la segunda guitarra. Junto con Egüez son los fundadores del cuarteto que apuesta a un sonido crudo, que fusiona el rock clásico, con el rock alternativo y el grunge.

“No queremos que nos encasillen en un determinado estilo o en un género. Como toda banda, tenemos influencias, pero pretendemos que nos identifiquen por nuestro sonido. Es decir que la gente diga ‘ah, ellos son Animales Mecánicos’, cada vez que nos escuchen tocar”, agrega el baterista, a quien le gusta el rock clásico y a la vez comparte el grunge de su socio Merchán.

Rafael Llerena y Andrés Martínez completan la banda, que posee nueve temas, de los cuales ya grabó tres: Intro, Revés y Tiempo.

Llerena, quien también es guitarrista del grupo Taberna, administró su tiempo para unirse a la causa ‘mecánica’. Según él, su estilo  de tocar las seis cuerdas está basado en el rock latinoamericano, de grupos argentinos o mexicanos.

“Cuando entré a la banda tuve que cambiarle los pedales a mi guitarra para sonar menos setentero”, bromea Llerena, quien debió empaparse de las grupos que escuchan sus otros compañeros para acoplarse mejor.
Martínez, el más nuevo de Animales Mecánicos, prefiere el funk para tocar el bajo porque le permite mayor versatilidad. Sus gustos son mucho más opuestos al resto.

Aunque como bajista prefiere a Jaco Pastorius o al argentino Pedro Aznar, ex Serú Girán y Pat Metheny, Martínez es un apasionado fan de Barbra Streisand.

“No es broma. Es cierto me gusta y eso no me hace menos rockero. Más bien creo que esa diversidad de influencias son las que nos permite formar el estilo de una banda. Sería muy monótono que todos tuviésemos los mismos gustos. Aunque nos llamamos Animales Mecánicos, tratamos de salir de lo rutinario”, explica el bajista del cuarteto guayaquileño que ensaya en La Garzota, en casa de Egüez.

Merchán, quien fue bajista del grupo grungero Alexa, sostiene que la lírica de las canciones de Animales Mecánicos no es directa a algo específico. “Como muchas otras bandas, queremos que cada quien interprete la canción como quiera”, explica el vocalista y líder.

No obstante, las letras de sus canciones reflejan algo del nombre de la banda. “Quizás fue involuntario. Nosotros no nos proponemos  crear una canción diciéndonos ‘tratemos tal y cual tema’. Lo que hacemos es retratar la cotidianidad del momento. Si lo dejamos para el día siguiente, ya no sirve”, dice Merchán, a quien le cuesta definir el trasfondo de sus canciones.

Intro es una canción instrumental que grabamos. “Es como la intro de cualquier otro tema, la diferencia es que es largo y tiene un final”, explica el bajista Martínez.

Esa canción es más bien la pauta para Revés, que relata cómo la gente puede aislarse de la realidad, a través de ciertas actividades. “Mucha gente se involucra en algo de lo que no puede salir. A veces tiene que ver con el trabajo o cualquier otra cosa”, indica Egüez, mientras que Tiempo es exactamente lo contrario a lo que propone Revés.

“Sin proponérnoslo, la canción Tiempo apunta a la gente que más bien quiere liberarse o salvarse de algo, en este caso de la rutina que los aisla dentro de una misma sociedad. Lo decimos con palabras que quizás para muchos no tengan sentido. Es como lo percibimos y como lo queremos transmitir a quienes vayan a nuestros conciertos”, agrega Merchán sobre el concepto de la banda que este mes pretende debutar oficialmente en el Teatro Sarao (ciudadela Kennedy Vieja).

El material promocional de Animales Mecánicos fue grabado en La Juguetería, productora del guitarrista Francisco Espina, y en Calico.