Ecuador, 27 de Septiembre de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Una Quimera hecha música en Ecuador

Quimera se presentará el 4 de diciembre con la Sinfónica Nacional por las fiestas de Quito; también realizará conciertos íntimos el 13 y 14 en el Teatro del CCI. Y para 2020 tiene proyectadas sendas giras por Estados Unidos y Francia.
Quimera se presentará el 4 de diciembre con la Sinfónica Nacional por las fiestas de Quito; también realizará conciertos íntimos el 13 y 14 en el Teatro del CCI. Y para 2020 tiene proyectadas sendas giras por Estados Unidos y Francia.
Foto: Cortesía Quimera
19 de noviembre de 2019 - 00:00 - Redacción Cultura

Un reto les llevó a poner el nombre que lleva este grupo musical hace 38 años, luego que Pedro Granda, su director fundador, les pidió dedicarse al arte exclusivamente. Fue entonces cuando alguien cercano les tildó de locos, porque eso era una quimera en Ecuador.

Durante casi cuatro décadas, Quimera ha sido fiel al propósito de difundir la música nacional y latinoamericana en escenarios nacionales e internacionales. Y en este 2019 sigue apostándole a ello, seguro de que la música identitaria le ha concedido perdurabilidad dentro del pentagrama nacional.

Fueron sus fundadores, además de Granda como director, los hermanos Patricia y Luis Rameix, y Vinicio Gallardo. El grupo actualmente está integrado por Enrique Sánchez (contrabajo, guitarra y voz), Juan Pacheco (piano y acordeón), Omar Castañeda (guitarra), Cocho García (percusión) y Rolando Herrera (bajo).

“Somos de los pocos grupos que hemos vivido de la música en Ecuador. Ha sido difícil, pero hemos podido con mucho profesionalismo, estudio y dedicación”, asegura Paty, vocalista y viuda de Granda, quien falleció en agosto de 2019.

QuimeraLos hermanos Paty y Lucho Rameix aseguran que la música que cultivan les ha permitido mantenerse en el pentagrama nacional. Foto: John Guevara / El Telégrafo

Su hermano Lucho cuenta que en sus inicios tuvieron que vender una guitarra para pagar la grabación de un cassette. Él se había ido a estudiar música a Francia y cuando se habla de crear el grupo comenzó a retrasar sus regresos a París hasta que decidió quedarse para esta empresa. “No me arrepiento bajo ningún concepto, aunque no terminé mis estudios allá, pero pude continuar en Quito”, relata.

La guitarra que Lucho trajo solo le duró 15 días. Fue a tocar en un sitio y se le olvidó en un taxi. “Solo tengo el estuche y la factura de recuerdo”, dice entre risas.

Los Rameix provenían de una familia muy musical. Su padre tocaba el violín y su madre “cantaba muy bonito”. Granda, que también es primo de ellos, era nieto del compositor Guillermo Garzón Ubidia (1902-1975).

Quimera surgió desde las peñas musicales. Sus integrantes recuerdan cómo se subían a los escenarios sin sonido y ante un público pequeño. Pero fue una gira por Europa en 1995 la que les dio un impulso. “Grabamos cuatro discos y los presentamos al público, uno de ellos en vivo y lo titulamos Concierto en Berlín, rememora Lucho.

Luego, una persona les apoyó para grabar su primer disco de acetato. Y después vinieron El alma en los labios (1999); Memorias (2000); Canción de amor; Quimera; 12 canciones de Navidad (2001); Nostalgia y Éxitos (2006); Rosario de Besos (2011) e Íntimo (2018).

Desde sus inicios apostaron por la música nacional con sus pasillos, sanjuanitos y albazos, y también por el repertorio de la música latinoamericana.

Ahora inician una jornada de conciertos en homenaje a Pedro Granda. “Pedro fue de los seres humanos que vivió con la música y para la música”, asegura Paty.

Asimismo, con Pedro, fundamentales para la cohesión del grupo fueron los maestros Emilio Lara y Julio Bueno. Paty y Lucho no piensan en sucesores. Prefieren que su música se quede en el recuerdo de los discos que grabaron. (I)

QuimeraEl programa de conciertos de Quimera será un recorrido por su repertorio histórico en homenaje a su fundador Pedro Granda (izq.)
Foto: Quimera / Cortesía

Contenido externo patrocinado