Los afros exponen su diversidad y talento en la TV

- 15 de octubre de 2017 - 00:00
Silvia Caicedo, una de las conductoras de Café TV, admite que siempre hay que demostrar profesionalismo, y que el triunfo y sacrificio van de la mano.
Foto: Carina Acosta / El Telegrafo

El grupo humano obtiene con esfuerzo su espacio en la pantalla chica.

Hace dos décadas una profesora de escuela en Esmeraldas, preguntaba a sus alumnos: “Qué desean ser de grandes?”.  Una de las niñas dijo con entusiasmo: “¡Trabajar en la televisión!”. La respuesta de la docente fue: “Usted es negrita, piense mejor en otra cosa”. 

20 años después, Silvia Caicedo forma parte de un grupo de afrodescendientes que ocupan un espacio en la pantalla chica nacional y que son visivilizados gracias al amparo de leyes que protegen el derecho de las minorías sociales.

Caicedo, oriunda de Esmeraldas y presentadora de televisión en el programa Café TV, del canal público EcuadorTV, admite que esa experiencia personal marcaría su deseo de ingresar a la televisión.

Asegura que nunca se frustró por esos mensajes. “Siempre tuve el apoyo de mis padres, por eso me fui a Guayaquil a estudiar la universidad”.

Caicedo, de 31 años, y titulada en la Facso, expresa que en sus inicios cuando dejaba su carpeta en los medios para realizar prácticas, la respuesta que le daban rayaba en el estereotipo. “Tú estás bien como para ser modelo, o un reality”, le decían.

Pero la periodista deseaba trabajar en lo que había estudiado.  Aún así, se animó a participar en dos realities, pero solo para ganar visibilidad.  “Esa fue mi estrategia, estuve en uno en TC, y en otro en GamaTV. No me fue mal”. Al finalizar, se dijo que ya era tiempo de trabajar en los medios, y así lo hizo. 

Dejó su hoja de vida en una productora, y la respuesta fue positiva, comenzó a hacer reportajes, hasta que se animó a  tocar puertas en EcuadorTV, que es donde labora hasta hoy.  “Ya tengo 6 años en el canal, comencé en Guayaquil y ahora tengo 9 meses en Quito”.

También tiene una maestría en Periodismo de Viajes por la Universidad de Barcelona en 2016.   

En el programa de TV es presentadora y también hace reportajes, que es el terreno que más satisfacciones le da. “Me gusta el contacto con la gente”.

Silvia admite que le gustaría ver a los afros en otros roles en la televisión. “Como profesionales, y también en sus papeles en las producciones, podrían ser los personajes protagonistas”. 

Por ello, tampoco descarta incursionar en la actuación, un anhelo en el que se visualiza en los próximos años.  

Observa que aún existe racismo en el país. “Pero es un poco disimulado, lo vemos cuando buscamos arrendar, por ejemplo”. Confiesa que no le  gusta la palabra ‘afro’.  “Prefiero que me digan negra”, concluye.

Otra de las presentadoras de televisión es Hellen Quiñónez, también oriunda de Esmeraldas. Ella trabaja en la sección Comunidad  de Teleamazonas. 

Quiñónez, que se graduó de periodista en la Universidad Luis Vargas Torres, inició en el canal Telemar de su ciudad natal, donde laboró haciendo reportajes y entrevistas por 8 años.

En 2014, le llegó la oportunidad de viajar a la capital por su  contrato con Teleamazonas.

Recuerda que también tuvo que demostrar que tenía el talento para la televisión desde siempre. “En mi niñez vivíamos en Machala con mi familia, y sí vivimos un poco el racismo, luego regresamos a Esmeraldas, y allá estudié la carrera”.

Para la periodista de 30 años, trabajar en la televisión es “cumplir un sueño” que alimentó desde su niñez. “Siempre lo supe, desde muy niña, recitaba discursos, y hacía todo, por eso aquí estoy”.

Hellen considera que este tiempo es diferente, por lo que hay más apertura, y eso permitirá que lleguen más personas afros a la televisión.

“Somos un país diverso, hay que ser equitativos, no solo con los afros, también con los indígenas, ya sea en la televisión o en cualquier medio”. Y concluye: “Hay un escenario positivo, porque hay personas que abrieron el camino”.

Otro ejemplo de este tema es Richard Barker, el popular actor que inició en los años ochenta con notable éxito en la serie Mis Adorables Entenados, y luego se destacó como presentador de televisión.

“No me gusta el término ‘afro’. Prefiero decir que soy de raza negra”. Barker observa que sí se ha incrementado la cuota de afros en la pantalla chica. “Fui uno de los primeros negros en la televisión local junto con Dalemberg Ballesteros y Oswaldo Valencia (Soul Train). Sin embargo, siento que aún hay prejuicios a nivel general”.

Ballesteros era más conocido como Barín Barín, en programas musicales de salsa en la televisión en los años noventa.

Mientras que Valencia se convirtió en un símbolo de la música en inglés de la década del setenta y ochenta en el programa de videos Soul Train, tanto así que ahora es conocido como Mr. Soul Train, proyecto que lo presentó en otros canales locales. También se ha destacado como animador de eventos y como locutor radial. Los afros han encontrado su espacio en los medios, y seguirán cosechando los frutos. (I)

Datos

Un 7,2% de la población ecuatoriana se definió como afrodescendiente en el censo del INEC 2010.

El art. 36 de la Ley Orgánica de Comunicación (LOC) refiere sobre el Derecho a la Comunicación Intercultural de los pueblos y nacionalidades indígenas, afroecuatorianos y montuvias.

Luis Aguirre  es un actor y director afroecuatoriano  de comedia televisiva. La Taxista, El Combo Amarillo y La Trinity constan en los seriados que ha dirigido.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto:
Medios Públicos EP