La cantante urbana que transformó sus versos en canciones

01 de agosto de 2011 - 00:00

Desde que tenía doce años una pequeña libreta de apuntes y una pluma  eran los inseparables amigos de Marlene Romero, más conocida como Demphra. En esta la cantautora urbana escribía versos que giraban en torno a su vida, lo que hacía en la secundaria y su llegada a la carrera de Banca y Finanzas en la universidad. Esos versos más tarde se transformaron en canciones que la llevaron a ganar popularidad como cantante.

Pero antes de que eso sucediera  la cantante dominicana, que emigró junto con su madre y sus dos hermanos a Panamá, cuenta que  tuvo que visitar algunos estudios de grabación en busca de que alguien se interese por su talento. Su oportunidad se dio en 1999 luego de  conocer a Januario “Nayo” Crespo, presidente de lo que hoy se conoce como Panama Music.

Desde entonces la artista  lanzó una variedad de temas y discos como solista e integrante de La Factoría. El primero fue “La willa Demphra”, del que se desprende “Ush”, tema  que la dio a conocer como la nueva promesa musical. “Qué tonta fui” y “Mentiroso”, son dos de sus últimos canciones promocionales que la trajeron de regreso a Ecuador. El año pasado fue parte de la Teletón por la vida.

Demphra explica que la primera canción la escribió basada en una experiencia que vivió hace cinco meses. “El día de mi  aniversario con mi pareja estuve esperándolo con flores y una gran cena, pero nunca apareció porque estaba en otra fiesta. Fue el rompimiento de la relación y de eso se trata el tema”, dice.

Agrega que en “Qué tonta fui” el productor y arreglista Faster fusionó los géneros el dembow 110 (base del reggaetón), el pop y la ranchera. “Es una innovación. Es muy discotequera, pero también tiene trompetas que le dan ese toque de despecho”.

La canción tiene un videoclip que  fue dirigido por Alberto Almendral. Cerca de 50 personas aparecen en la grabación del clip que puede verse en el portal de Youtube.

Sobre “Mentiroso” la intérprete asegura que este es un mambo. “Los productores me dijeron vas a hacer música de tu tierra, para mí es un orgullo porque es el lugar donde desarrollé parte de mi infancia”, señala Demphra, cuyo nombre artístico nació de una lata de pintura. “Cuando me fui de vacaciones a República Dominicana para grabar el tema ‘Me voy’ mis promotores me llamaron para decirme que necesitaban un nombre para lanzarme como la nueva promesa de Panamá. Me dijeron que me iban a poner Marlene, pero me negué porque yo quería un nombre más  original.

Entonces vi que en una lata de pintura decía Demfa, luego cogí un diccionario y encontré la palabra Sokuba, que significa demonio vestido de mujer. Llamé a mi hermana y le pregunté qué tal se escuchaba Sokuba. Me dijo que eso era horrible.

Y le consulté qué tal Demfa y me respondió Demphra y eso qué significa, le dije: Mujer africana voluminosa y así quedó”, recuerda la intérprete de “Amiga”.

La cantante, que llegó el domingo al país, estuvo de invitada en el programa Ciudadanos del mundo que transmite TC Televisión. En su visita recorrió la cárcel de mujeres de Cuenca y los talleres María Auxiliadora que se dedica a ayudar a mujeres necesitadas. 

Del último recorrido que realizó Demphra asegura que le fue de gran utilidad conocer el manejo de esos sitios. “Uno de mis grandes sueños es crear una fundación  que se llamará ‘Guerreros de luz’ y que tendrá el objetivo principal de ayudar a las madres solteras y familias más necesitadas, así como crear plazas de trabajo para que puedan ser competitivas en el mundo laboral”, adelanta la cantante urbana que transformó los versos, que escribió desde pequeña, en canciones.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP