Los niños tampoco se libran de la gastritis

13 de julio de 2014 00:00

Hace algunos años, parecía impensable que los niños sufrieran de gastritis, un mal aparentemente exclusivo de los adultos. Hoy en día, no solo hay casos de niños con gastritis, sino de recién nacidos afectados por la bacteria que provoca este trastorno.

Alexandra Salvador, gastroenteróloga pediátrica del Hospital de Niños Dr. Roberto Gilbert Elizalde, de Guayaquil, menciona que uno de los casos descubiertos en el país, a pacientes muy jóvenes, fue el de una menor con apenas 40 días de vida.

La recién nacida fue sometida a una endoscopia, un procedimiento médico que permite a los especialistas observar el interior del estómago. Los resultados mostraron que la pequeña padecía de una úlcera causada por la bacteria Helicobácter pylori, una bacteria que, según la especialista, puede ser transmitida, a través de las gotas de la saliva de la boca, como ocurrió con esta niña.

Tras varios estudios médicos, se determinó que la persona que cuidaba a la niña era la que portaba de la bacteria. De hecho, el Helicobácter puede alojarse en el sarro de los dientes y se transmite a otras personas por un beso, por cubiertos mal lavados o por comer del mismo plato.

La especialista explica que los recién nacidos tienen las defensas bajas y un sistema inmunológico débil, características que los hacen vulnerables a contraer cualquier enfermedad.

Otra forma de contagio es la ingesta de alimentos en mal estado o preparados en condiciones poco higiénicas.

Carlos Robles Medranda, director del Instituto Ecuatoriano de Enfermedades Digestivas, advierte, que también hay factores que contribuyen en el desarrollo de la gastritis, como el consumo de alimentos picantes y bebidas gaseosas. El uso de agua no potabilizada también incrementa los riesgos.

En la actualidad, los especialistas emplean el término gastritis para definir una inflamación en el estómago. Se trata de un proceso inflamatorio primario de la mucosa gástrica, cuyo diagnóstico debe realizarlo un médico. De acuerdo con las características de la inflamación se puede definir si es aguda o crónica.

No es considerada una enfermedad, sino un padecimiento.

En la etapa escolar, muchos niños adquieren malos hábitos alimenticios. El consumo de comida muy condimentada contribuye al desarrollo la gastritis.

¿Mi hijo tiene gastritis?

La gastritis tiene algunos síntomas, muchos de ellos se inician con un leve dolor abdominal. Algunos menores también tienen vómitos y experimentan pérdida de apetito. Es una enfermedad que puede desarrollarse en semanas o en meses.

En el interior del estómago

La endoscopía, es un procedimiento médico que también se aplica a los menores, sobre todo, cuando el dolor abdominal es recurrente o cuando la historia clínica del paciente lo amerita. En los infantes, la técnica es diferente a la realizada en los adultos. En los primeros, se practica en un quirófano, con anestesia general y con el apoyo de equipos pediátricos o neonatales, de acuerdo con la edad y peso del paciente.

En Ecuador, 6 de cada 10 pacientes padece este trastorno, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC). Además, un estudio desarrollado por las pediatras Ana Soria y Alexandra Salvador, en 2004, determinó que la incidencia del Helicobácter pylori en 100 menores de 0 a 12 años fue del 46%.

Según Salvador, en los primeros 5 años de vida los casos de gastritis infantil provocada por la bacteria es muy alta y la razón es sencilla: los niños que asisten a la escuela adquieren malos hábitos alimenticios o se meten objetos en la boca.

Los especialistas recomiendan evitar consumir alimentos que se expenden en la calle, ya que son grasos e irritantes para el estómago.

En la preadolescencia, luego de los 10 años, la gastritis no solo puede ser provocada por esta bacteria, sino también por el estrés escolar y problemas familiares, entre otros.

Cuando los médicos constatan que existe un cuadro de gastritis infantil, es necesario realizar una epidemiología familiar para determinar si hay algún otro miembro que sea portador de la batería. El objetivo es someterlos a un tratamiento para evitar más contagios. Cuando la gastritis es provocada por un factor emotivo, el paciente requiere de apoyo psicológico, necesario para aliviar tensiones. Hay muchas personas que en lugar de recurrir a la ayuda de un especialista, prefieren automedicarse.

Carlos Robles explica que los medicamentos adquiridos en una farmacia pueden mejorar los síntomas y aliviar las molestias, pero no combaten este padecimiento. En los niños es crucial el control médico, porque el cuadro de gastritis puede agravarse con el tiempo. Para prevenir la gastritis, algunos especialistas recomiendan evitar el consumo de alimentos en la calle, ricos en grasa e irritantes para el estómago.

Además, es aconsejable establecer horarios de comida. Los pediatras insisten en que el tiempo de comida más importante para los niños es el desayuno, ya que cuando los menores acuden al colegio pasan muchas horas sin alimentarse y por esta razón el primer tiempo de comida es primordial para conseguir un adecuado rendimiento escolar.

Hay que evitar que el niño consuma alimentos preparados en condiciones poco higiénicas.
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:

Contenido externo patrocinado