Yasunidos, "malcriaditas" y "hedonistas", la incidencia de los movimientos sociales en las elecciones

"Es evidente el hastío hacia ese discurso que confronta y que no toma en cuenta la diversidad".
09 de febrero de 2021 08:00

Un sector joven, conectado por redes sociales, identificado con los derechos humanos, ambientales, de género y desobediente del voto útil puede inclinar la balanza en las Elecciones Generales 2021 en Ecuador.

La segunda vuelta no será la misma para el correísmo disputando con Guillermo Lasso, de la alianza CREO-PSC que con Yaku Pérez, de Pachakutik. Eso lo tienen claro.

En este punto, los yasunidos, "las hedonistas", las "malcriaditas" y los "apostemos que me caso" le cobraron la cuenta a los partidos que históricamente han menospreciado su lucha.

Diana Maldonado, activista LGBTI, considera que un número importante de integrantes del movimiento de mujeres del Ecuador y del colectivo LGBTI apoyó a Yaku Pérez justamente por su apertura a las libertades sociales.

"Es evidente el hastío que tiene la gente de ese discurso que enfrenta, que confronta y que no toma en cuenta la diversidad, a otros sectores, a los grupos históricamente vulnerados, segregados, discriminados, algo que sí hizo Yaku y pongo esto como medidor porque ciertamente los dos candidatos que hablaron de derechos, no solamente de derechos humanos sino también de derechos de la naturaleza, han tenido una votación alta y me refiero a Yaku Pérez y a Xavier Hervas (Izquierda Democrática)".

Además señala que Lasso nunca quiso hablar de derechos y se enfocó más bien a lo largo de su campaña en ofrecer trabajo, lo que incidió en el revés electoral que ahora vive y que podría dejarlo fuera de la lid electoral.

"A los jóvenes, a los centennials y millennials que son gran parte del grueso del electorado, les interesa el trabajo y la salud tanto como la naturaleza, el aborto y las personas sexogénero diversas, por ello la posición caduca de Lasso podría ser su sentencia", dice Diana. 

Así pues "el cúmulo de errores cometido por Lasso, errores que, por cierto, venía arrastrando desde antes de la campaña, no fue pasado por alto. Recordemos que Lasso envió una carta al Presidente de la República hace unos meses para que vetara el Código Orgánico de la Salud, donde se trataban dos temas consustanciales a los derechos: las clínicas de deshomosexualización y la despenalización del aborto".

También abonó, manifiesta Diana, el que Correa dijera recientemente que las mujeres que abortan son hedonistas y frenéticas sexuales, lo que pudo haber incidido a favor de Yaku, pero además "existe una corriente que se vive en toda Latinoamérica: en Argentina, con la marea verde; en Colombia, con el uso del cannabis, una ola que habla de derechos humanos, de derechos de la naturaleza, de progreso como comunidad, ya no solo como individuos, ahondado todo por la pandemia porque nos dimos cuenta de que lo comunitario, lo social, funciona, y el individualismo que se lleva muy bien con el capitalismo hoy por hoy no tiene cabida".

"Yaku Pérez y Manuela Picq (su pareja) además tienen un perfil de respetuosos y promotores de los derechos humanos bastante elevado por su histórica lucha no solamente en campaña, pues Yaku ha sido activista, ha luchado contra Correa, lo mismo Manuela y eso crea empatía. Manuela es también una mujer simpática y preparada", señala Diana.

Para Mónica Cabrera, ambientalista y animalista, integrante de Rescate Animal y Pacifico Libre, los temas de derecho, ambientales y animalistas pesaron mucho a la hora de tomar la decisión de elegir.

"Siento que los millennials y los centennials tienen su mente más abierta y son receptivos con estos temas, de ahí que se alinearan con Yaku, candidato que dejó abierta la puerta para debatir sobre estos puntos".
Frente a esa posición fresca y renovada estaban otros dos candidatos que hicieron todo lo posible para no hablar del asunto, como Arauz y Lasso, aunque ya se sabía cómo Lasso y el mentor del primero pensaban al respecto, pero además el binomio del candidato de CREO, Alfredo Borrero, se largó pocas horas antes de las elecciones una perla cultivable al atribuir un tema genético a la homosexualidad", manifesta Mónica.

"El voto que obtiene Yaku Pérez no fue un voto anticorreísta sino un voto por la esperanza de tener apertura con un gobierno que escucha sobre todo estos temas", dice esta activista vegana y agrega que "los equipos de campaña tanto de Arauz como de Lasso subestimaron estas posiciones, evadieron el tema y el tema ambiental preocupa mucho a las nuevas generaciones, además del tema climático, el tema del agua; en Cuenca ganó la consulta con más del 80% y con un resultado así es claro el mensaje, no se trata de una novelería".

Además señala que desde los colectivos Rescate Animal y Pacífico Libre enviaron a todos los candidatos junto con el Proyecto Sacha una propuesta para el futuro basada en 7 ejes temáticos: bioeconomía, economía circular, agroalimentación, reserva marina, cambio climático, minería y petróleo, una propuesta bien trabajada con activistas preparados para tener un feedback, y el único que se pronunció y mostró su apoyo fue Yaku.

"Eso revela el perfil que maneja. Hervas no respondió, pero en su plan tenía dos cosas muy interesantes en el tema ambiental", matiza.

María Fernanda Carrera, docente, periodista y defensora de los derechos humanos hace alusión al libro "La arrogancia del presente", de Jean-Claude Milner, para explicar lo que está sucediendo actualmente porque en sus páginas figura esa suerte de fenómeno de verberación con el país toda vez que "los cambios sociales toman tiempo y han sido muchos los esfuerzos públicos y privados que se han venido haciendo quizá desde los años 60 en Ecuador para alcanzar los derechos".

"Pensemos en los movimientos de los 80 en favor de los derechos de las mujeres", dice Fernanda quien pondera "que toda esa generación de personas tiene hijos y sus hijos, a su vez, deben haber entendido la perspectiva de derechos más allá de las posturas polarizadas o reaccionarias que hay en el país".

"Recordemos que en Ecuador en 2012 un informe señalaba que 6 de cada 10 mujeres habían sufrido violencia y estas cifras impactaron a la sociedad, lo que generó una conciencia renovada sobre la violencia contra la mujer", asevera.

María Fernanda destaca el que Yasunidos también consiguiera 755.000 firmas con su labor de hormiga para la consulta para la preservación del Yasuní y el que el aborto por violación lograra 65 votos a favor en la Asamblea el año pasado y múltiples movilizaciones.

"Si tomamos en cuenta que el 38% de la población está conformado por niños y adolescentes y el 31% por adultos jóvenes podemos quizá pensar que hay una renovación en torno a ciertos temas que el conservadurismo religioso hacía ver como negativos cuando conciernen exclusivamete  a derechos".

Agrega que en el tema ecológico y de género se pudo viralizar la penosa intervención del expresidente Rafael Correa refiriéndose al comportamiento "hedonista y frenético sexual" vinculado al aborto, negándose como siempre a ver el tema como un problema de salud pública que causa la muerte de las mujeres, lo que generó todo tipo de reacciones en las redes sociales, pero acto seguido el compañero de fórmula del candidato Guillermo Lasso habló de las personas LGBTI y de las clínicas de deshomosexualización, lo que generó el rechazo por parte de algunos periodistas, investigadores, activistas y jóvenes.

María Fernanda explica además que sabe de la angustia que pueden vivir los amigos y familiares de quienes son afectados, torturados o violados en esas clínicas y matiza que muchas personas deberían dejar de pensar que el liberalismo solo debe darse en lo económico y no en las libertadas civiles y en el reconocimiento de los derechos humanos.

"Esta generación ha vivido procesos de sensibilización, con contenido en redes sociales, en derechos humanos. Yaku Pérez ha sido siempre conciliador con estas posturas, las comparte, lo mismo Manuela Picq, elementos que configuraron el panorama que estamos viendo ahora", concluye.

Te recomendamos

Las más leídas