Implementar un Estado gastador como primer paso a la desdolarización

Una política de asistencia social no se hace a través de inscripciones aleatorias y desordenadas
03 de febrero de 2021 00:00

Ventanas hechas de azúcar, paredes de bizcochuelo, cómodas camas para pernoctar, bastones de caramelo y deliciosas cenas. La bruja del cuento de Hansel y Gretel se valió de todos estos atractivos para convencer a los niños de que le ayuden de forma voluntaria en su objetivo: engordar. Por supuesto que a ella no le importaba la nutrición de los niños. Quería comérselos.

El escenario electoral que en pocos días viviremos los ecuatorianos cuando elijamos al Presidente, Vicepresidente y Asambleístas se parece un poco al conflicto expuesto por los hermanos Grimm. Ofrecer $1.000 a cambio del voto podría ser la golosina que arranque un proceso con el cual el 85% de los ecuatorianos no estarían de acuerdo: acabar con la dolarización.

A través de las redes sociales y en recorridos puerta a puerta en sectores populares la campaña del candidato correísta, Andrés Arauz, propone a la ciudadanía inscribirse para que su familia sea la acreedora, como otras 999.999 a recibir $1.000. La campaña se llama “¡Mil de una!”

Obstáculos

La propuesta contraviene el artículo 294 del Código de la Democracia que prohíbe la entrega de dádivas o regalos a cambio del voto.

La Ley de Fomento Productivo tiene una prohibición expresa en su artículo 171: “El Banco Central no podrá invertir en Certificados de Tesorería o en cualquier título valor emitido por el Estado o por las Instituciones que lo componen, incluyendo en esa definición a instrumentos de administración de liquidez.” Con lo cual, esta propuesta es abiertamente contraria a lo que permite la ley.

Aun, si el gobierno de Arauz tuviera la intención de reformar la Ley, esto es imposible que suceda en la primera semana de gobierno y no se tiene ninguna certeza de que su movimiento tendría mayoría en la Asamblea Nacional.

Según el economista Jorge Calderón, ni así tuviera el Gobierno ese dinero en su cuenta, sería posible por cuestiones logísticas entregar los $1.000 a un millón de familias. “Pero no solo que es imposible, sino que podría iniciar el camino a una posible desdolarización”.

¿Por qué?

El dinero de la reserva monetaria no es del Gobierno. ¿Es posible tomarlo? Según el economista, Alberto Acosta Burneo, el régimen podría buscar una manera de saltarse la norma, “pero cuando los dueños de ese dinero lo pidan de regreso, el Banco Central no podrá devolverlo. Con ello se eleva el riesgo de todo el sistema financiero”, recalca.

Calderón asegura que más allá del discurso, estas acciones elevarían los niveles de desconfianza, “subiría el riesgo país y cuando nos cerremos a las posibilidades de créditos de organismos multilaterales, en este escenario de efecto dominó, Arauz podría recurrir a la desdolarización”, puntualiza.

¿Qué otra señales indicarían que caminamos hacia una desdolarización?

Según Acosta, al carecer de confianza, elevar los índices de riesgo país, el Gobierno recurriría a una restricción de la movilidad de dólares, “para lo cual se utilizaría las salvaguardias cambiarias, sobretasas arancelarias y se empezaría a usar sustitutos de dinero (por ejemplo dinero electrónico)”.

El economista y docente universitario Santiago García señala que se debe tener un sistema integrado de protección social, ya que actualmente “5 de cada 10 ecuatorianos están afectados por algún grado de pobreza”, sin embargo el problema es que esta propuesta puntual carece de financiamiento. Si se tomara dinero que no es del Gobierno se “generaría incertidumbre económica y golpearía la seguridad y solvencia financiera del Banco Central”, señaló.

Por lo cual los expertos económicos advierten que este regalo, al no ser sostenible en el tiempo no solo que sería pan para hoy y hambre para mañana, sino que generaría un escenario de pérdida de la capacidad adquisitiva, incertidumbre y pobreza como ha sucedido en otros países. Por lo cual habría que meditar cuáles serán las consecuencias de sucumbir ante las tentadoras ofertas de la bruja que nos propone engordar.(I)

Contenido externo patrocinado