El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.28/Nov/2021

Actualidad

Tendencias

Los incondicionales

Y cuando se creía que no habría más ollas de grillo que destapar, la revista colombiana Semana publica un informe que señala que archivos del ELN revelarían que esta organización habría aportado $ 80.000 a la campaña de Andrés Arauz.
31 de enero de 2021 00:00

La actuación y las declaraciones del candidato Andrés Arauz están marcadas por una serie de irregularidades y falacias, sin embargo, para su mentor y los militantes del correísmo todo es una patraña.

La firma de un contrato otorgado a dedo por una cifra exorbitante cuando fue ministro de Cultura encargado, a juicio de sus simpatizantes no es verdad sino el anhelo de ensuciar su inmaculada hoja de vida. Hubo sobreprecio y el contrato se firmó entre gallos y medianoche.

La oferta de entregar 1.000 dólares a las familias ecuatorianas si ganara la presidencia no es demagogia para sus acólitos, sino una propuesta cimentada en el anhelo de dinamizar la economía de las familias ecuatorianas.  Lo curioso es que su mentor, en una entrevista para este diario dijo hace algunos años que no estaba de acuerdo, desde su visión económica, con la entrega de bonos o dinero a la ciudadanía.

La extracción de oro de los celulares, propuesta lanzada por Arauz como la panacea para paliar la crisis en la que su discípulo sumió al Ecuador, tampoco es una ganzada para sus coidearios sino una campaña minimizada por parte de los medios de comunicación corruptos que denostan de su gran proyecto ecológico.

Las declaraciones en las que promete la traída a Ecuador de 4.4 millones de dosis de la vacuna contra el covid-19, entrega a la que se comprometió, según él, Alberto Fernández (presidente de Argentina), no son una fanfarronada a juicio de su séquito de seguidores sino el verdadero anhelo de Arauz de combatir la pandemia, sin embargo Argentina está importando vacunas de Rusia (Sputnik) y aún no vacuna ni al 10% de su población. 

Este viernes 31 de marzo de 2021, el consejero del Consejo Nacional Electoral, Luis Verdesoto puso una denuncia ante el Tribunal Contencioso Electoral (TCE) por la entrega de dádivas a los electores, una actividad proscrita por el Código de la Democracia. Hubo pruebas: la incautación de 350 pruebas de covid-19 sin registro sanitario, en Tulcán y una noticia de prensa en la que se afirmaba que la alianza UNES entregaba pruebas gratuitas en Quito, pero para sus partidarios esta denuncia y las pruebas son parte de una campaña difamatoria en contra del honorable candidato del correísmo.

Y cuando se creía que no habría más ollas de grillo que destapar, una revista semanal, la más emblemática y seria de entre las publicaciones colombianas, Semana, publicó un informe en el que señala que archivos del Ejército de Liberación Nacional (ELN) revelarían que esta organización habría aportado $ 80.000 a la campaña presidencial de Andrés Arauz. Desde luego, como era de esperarse, incondicionales del correísmo niegan el hecho y aseguran que la nota periodística es parte de la campaña sucia orquestada por la derecha. ¿Más evidencias?

¿Un atisbo de dudas? ¿Un ápice, al menos? ¡Ninguna! "Al demostrar a los fanáticos que se equivocan no hay que olvidar que se equivocan aposta", dijera André Maurois, el célebre novelista y ensayista francés.  

Contenido externo patrocinado