Ecuador, 25 de Mayo de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Lecciones de la pandemia

Ha sido una tendencia durante varios días en las redes sociales. “Si el 2020 fuera una persona, sería…” Lo mismo se aplicó para vehículos, actores, alcaldes y escenas de películas.

A través de la creatividad millones de publicaciones mostraron un sentimiento de desprecio a este año, que nos unió en angustia, sufrimiento y pérdida de seres queridos. Sentimientos que enfrentamos en diversos momentos de forma individual.

Como resultado de la pandemia se prevé que la economía mundial decrezca un 5% con todas sus repercusiones. Solo en Latinoamérica se estima que se perderán 25 millones de puestos de trabajo, por no mencionar las muertes de padres, madres, hermanos, abuelos, primos, y los innumerables efectos sociales y psicológicos provocados por el encierro.

Pero, incluso en este año, es posible aprender lecciones. Hay tres que podemos analizar:

La primera, las empresas farmacéuticas han anunciado la proximidad de una vacuna. Esa excelente noticia debería motivarnos a reflexionar. Aprendimos a extrañar las cosas sencillas de la vida. El café con los amigos, el abrazo cariñoso, la visita a los abuelos, poder salir de casa, o respirar libremente en la calle. ¡Éramos felices y no lo sabíamos!

La segunda, esta crisis sanitaria permitió un desarrollo tecnológico vertiginoso y único. El uso moléculas ARN mensajero es un gran salto con respecto a las de ADN, esas proteínas, inofensivas en sí mismas, serán liberadas por nuestras células tras recibir las instrucciones de la vacuna. Mientras, el sistema inmunológico, en respuesta, producirá anticuerpos siguiendo estas instrucciones, ¡como si se tratara de una receta!

“Es un gran día para la ciencia, es un gran día para la humanidad", dijo Albert Bourla, director Ejecutivo de Pfizer.

Según Linda Guamán, científica ecuatoriana, el uso de esta tecnología servirá para tener menos reacciones colaterales, además es segura. “La molécula que se inserta en el cuerpo está diseñada para sobrevivir minutos y luego desintegrarse. Por lo tanto, no hay ninguna posibilidad de que se modifique nuestro material genético”, resaltó.

Algunos estudios científicos señalan que esta tecnología permitirá despejar la vía para otros tratamientos y descubrimientos médicos.

La tercera, es la importancia de tener gobernantes honestos. La pandemia permitió evidenciar que había un grupo de hombres dispuestos a robar, incluso en medio del dolor y de la muerte. En Latinoamérica hubo numerosos casos de corrupción en los hospitales para comprar insumos y medicinas con el dinero que debía servir para salvar vidas.

Entre las tantas lecciones que deja este año complejo está la necesidad de elegir a gobernantes honestos. Tal vez eso implique escudriñar entre todas las opciones. Quizá no sea la más popular, pero la responsabilidad de los ciudadanos es informarnos e involucrarnos en procesos participativos para escoger y exigir administraciones honestas.

Hay una luz al final del túnel, pero una vez afuera será imperativo no olvidar las lecciones.

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media