Las noticias falsas son más peligrosas de lo que se cree

- 02 de enero de 2018 - 00:00

El diccionario Collins, el más visitado en materia de traducciones online, tuvo en 2017 un incremento del 365% en el número de búsquedas de personas que querían conocer el significado de las palabras fake news.

Esto no significa que el invento de noticias sea nuevo, lo que ocurre es que las noticias en la actualidad fluyen a una velocidad inimaginable desde que la información evolucionó en rapidez de la mano con la tecnología y la informática. Sin ir muy lejos en el tiempo, en el siglo anterior las noticias demoraban varios días en recorrer todo el planeta, luego eso se redujo a horas hasta que en la actualidad una noticia se puede conocer en todo el mundo en el tiempo que una persona hace clic desde su computador o desde su teléfono celular.

El invento de noticias aún no entra en la agenda de los grandes temas que deben ser debatidos por el conjunto de naciones, pero los especialistas creen que eso no demorará demasiado porque las noticias falsas están generando peligrosas reacciones, especialmente en las redes sociales.

La mayoría de jefes de Estado en el mundo han abierto cuentas en redes sociales; y por esa vía comunican grandes decisiones, lo cual es excelente para obtener de manera rápida y directa una información o una reacción sobre algún episodio de interés colectivo. Pero eso puede ser fatal si es que el mensaje sale de una cuenta fake, o sea, falsa.

Hasta que la noticia falsa sea rectificada, la comunidad que recibe el mensaje ya se quedó y asimiló el primer mensaje.

La expresión fake news quedó registrada como la palabra del año 2017, incluso el presidente Donald Trump se atribuyó haber sido el inventor de la expresión, pero eso es muy relativo porque comprobado está que la mentira es de vieja data. Se debe tener claro que las noticias falsas no son noticias sino inventos. El periodismo tiene ahora un enorme desafío para su discernimiento entre fuentes verdaderas o falsas.

La rapidez en la transmisión de una noticia es secundaria frente a la veracidad de la misma; y esto marcará el futuro de la comunicación y de los comunicadores. (O)