Día del planeta se celebró con una hora sin luz

- 01 de abril de 2019 - 00:00

La iniciativa comenzó en Sídney, Australia, el 31 de marzo de 2007 con la idea de involucrar a los australianos en el tema del cambio climático. El Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) encendió las alertas en el mundo sobre las alteraciones en el clima, en la subida de la temperatura de los océanos y, en general, sobre los trastornos meteorológicos, que se manifiestan en prolongados períodos de sequía en algunas regiones y demasiada lluvia en otras.

Apagar la luz durante una hora también genera ahorro de energía eléctrica. Así por ejemplo, el Empire State de Nueva York apagó sus luces, lo mismo el Coliseo romano, la emblemática Ópera de Sídney, incluso Google oscurece su página de inicio y publica la frase “hemos apagado las luces, ahora es tu turno”. Son casi 20.000 monumentos que en el mundo apagan la iluminación durante una hora.

Es apenas una hora, entre las 19:30 y las 20:30 en todos los países que se han sumado a la propuesta. En nuestro país la iniciativa fue seguida con interés por algunos municipios, pero no se ha dado un seguimiento adecuado ni se han efectuado campañas de alerta sobre el calentamiento global.

Al menos hemos reaccionado rápido a las propuestas de eliminar los plásticos en el uso diario. En Galápagos se decidió no usar más sorbetes y el uso de fundas plásticas se redujo; en las ciudades los supermercados ya comenzaron a usar fundas biodegradables.

A nadie le gusta quedarse sin luz, los aparatos electrónicos no funcionan sin energía eléctrica y, además, estamos acostumbrados a la comodidad. En algunos países europeos la idea se mantiene y la ciudadanía recibe mucha información científica de los fenómenos que afectan al planeta.

Los nórdicos, por ejemplo, cenan con velas encendidas, al menos el 31 de marzo de todos los años. Apagar las luces y los equipos que se usan contribuye bastante al ahorro de energía. En nuestro país las centrales hidroeléctricas han remplazado a las termoeléctricas, por lo tanto estamos consumiendo energías limpias. (O)